“Yo era una persona débil, hasta el momento en el que tomé la decisión de ir al Altar”

“Yo era una persona débil, hasta el momento en el que tomé la decisión de ir al Altar”

Por

La debilidad de la señora Romina era su hijo, debido a su salud.

Su embarazo y su parto fueron complicados.

Una noche, como cualquier otra, su bebé, al cumplir un mes y medio, tuvo una apnea de sueño, lo que lo llevó a ponerse morado y a que sus ojos se dieran vuelta. “Lo llevé de urgencia al hospital y la médica me llegó a decir que, si no me hubiese dado cuenta y no hubiese reaccionado, él habría muerto”, aclara.

A los seis meses tuvo su primera convulsión y los medicamentos que le recetaron no evitarían que eso se repitiera. A los ocho meses tuvo dos convulsiones el mismo día, y con cada una, su cerebro se deterioraba.

Además, siempre tenía problemas respiratorios. “Lo llevaba constantemente al hospital porque siempre algo le pasaba…”, cuenta.

Mire a continuación la historia completa de la señora Romina y entérese cómo pudo resolver todos sus problemas:

Si usted también desea hacerse fuerte para vencer los problemas, participe de una reunión. Haga clic aquí y encuentre la dirección de la Universal más cercana a usted.

Si usted quiere comunicarse con nosotros, puede hacerlo llamando al 5252-4070.