Ya no encontraba una salida para su familia

Ya no encontraba una salida para su familia

Por

tstdomingo01887

“Antes de conocer la Universal, mi vida se encontraba destruida”, afirma Rita Ziade, quien estaba separada hacía tres años de su marido, porque era muy agresiva y en reiteradas ocasiones llegaron a agredirse físicamente.

“Estaba muy mal espiritualmente, llegué a involucrarme con los espíritus haciendo cosas que pensaba que ayudaban a la gente, pero a causa de eso comencé a tener insomnio, empecé a ver sombras extrañas en mi casa y, finalmente, terminé hablando con esos mismos espíritus. Al mismo tiempo mi hija menor también comenzó a tener un ‘amigo imaginario’, que en varias ocasiones la agredió, dejándole cicatrices y marcas en el cuerpo. Mi hijo comenzó a sufrir con alergias y problemas respiratorios”, recuerda esta madre que no sabía qué hacer para ayudar a su familia.

Para colmo su esposo a raíz de un problema en su oído comenzó a quedarse sordo, incluso los médicos dijeron que debía operarse, ya que corría riesgo de vida. “Tenía medio cuerpo paralizado y casi no podía moverse”, cuenta Rita.

Sin salida aparente ante tantos problemas, y luego de muchas invitaciones, Rita decidió acercarse a la Universal y hacer una prueba. “Yo pensé que si todo lo que decían era cierto, también sucedería un milagro en mi vida. Así que comencé a participar de las reuniones. El pastor me orientó, entonces, me determiné a hacer las cadenas y comencé a luchar. Gracias a Dios todo fue cambiando.

Perseveramos, usamos la fe, creímos en el Dios Vivo y hoy mi vida y mi familia están completamente transformadas. Ahora puedo decir que soy feliz, estoy libre de todo ese sufrimiento que cargaba, mi familia está en la presencia de Dios, mis hijos sanados y libres, y mi esposo, que corría riesgo de muerte, no necesitó ser operado, está totalmente sano.

Hoy estamos juntos luchando en la presencia de Dios. Puedo afirmar que Dios cambió mi vida en la Universal, es verdad todo lo que me dijeron porque lo comprobé en mi propia vida”, concluye Rita junto a su familia, en la entrada de la Universal de Bariloche, ubicada en la calle Ángel Gallardo 730.