Vivir entre el amor y el odio afecta a la salud

Vivir entre el amor y el odio afecta a la salud

Por

000011545615_17

Matrimonios con constantes altibajos pueden ser perjudiciales para la salud. Es decir, los cónyuges que viven divididos entre el amor y el odio vuelven a la relación enfermiza. Por lo menos eso fue lo que indicó un estudio realizado por investigadores de la Universidad Brigham Young, en Estados Unidos, con 94 parejas.

La encuesta demostró que las personas que tienen una relación ambivalente, y la sensación de que el apoyo y la negatividad de la pareja son imprevisibles, tienden a tener una mayor presión arterial sistólica durante un día determinado. El estudio muestra que la salud cardiovascular de las personas que tienen matrimonios ambivalentes, puede estar en riesgo.
Para llegar a los resultados, los investigadores comenzaron preguntándoles a las parejas, la cantidad de apoyo positivo que recibieron de sus cónyuges, y la cantidad de apoyo que ofrecieron cuando sus parejas necesitaron consejos y comprensión. Ellos también cuestionaron el nivel de negatividad entre los conyugues diariamente.

A partir de las respuestas, las parejas se dividieron de la siguiente manera:

El 23 % de ellas presentaron un matrimonio donde se apoyan mutuamente, con bajos niveles de negatividad; y el 77 % tenían matrimonios ambivalentes, con una frecuente mezcla de sentimientos positivos y negativos.

Luego, los investigadores relacionaron los niveles de presión arterial de los participantes a los sentimientos hacia sus parejas en el momento de la medición.

Autodestrucción

El escritor y conductor Renato Cardoso advierte que muchas parejas cometen el error de dejar que los problemas se instalen entre los dos. Según él, esta actitud hace que el marido y su esposa se miren entre sí como un enemigo y no como una persona que puede ayudarlos a resolver un desafío.

000058340542_18“Celos, traición, mentira, deudas, falta de atención, enfermedades, comportamiento inapropiado en Internet, temperamento fuerte, parientes, influencia del ex, hijos de relaciones anteriores, vicios – la lista es demasiado larga. Cualquier cosa puede interferir en la pareja y separarla, si la misma lo permite. Uno se vuelve en contra del otro, la ira aparece, la decepción también y se arma la guerra”, explica Renato Cardoso en su blog. Él y su esposa, Cristiane Cardoso, conducen el programa La Escuela de Amor, en la emisora brasileña de televisión Rede Record.

El escritor cree que la solución para ponerle un fin al matrimonio ambivalente es que cada cónyuge entienda que la pareja debe ser compañera. El conductor refuerza el mensaje: “La pareja que se destruye no necesita enemigos.”

Emoción descontrolada La psicóloga, terapeuta familiar y de parejas, Marina Vasconcellos, explica que cada relación puede atravesar períodos más difíciles, de altos y bajos. Sin embargo, dice que la falta de diálogo y la acumulación de emociones negativas pueden llevar a desequilibrios y problemas de salud. “Todas las emociones que varían mucho pueden reflejarse en el físico y en otras áreas de la vida. A veces, la persona no logra ver lo que está sucediendo en su relación, la emoción deja a la razón a un lado”, dice. La especialista afirma que muchos problemas pueden resolverse con una buena conversación. “Hay que observar la relación y en la primera señal de que algo está mal, se debe hablar con el compañero. Hay personas que se dan cuenta del problema y no dicen nada por miedo a herir. Allí, ellas acumulan insatisfacciones y, cuando deciden hablar, la carga ya es demasiado pesada”, dice. Marina añade que el apoyo mutuo es la base para un matrimonio saludable. “Brindarle apoyo al otro es algo natural en una relación. Cuando uno de los dos no está bien, el otro lo anima y lo ayuda a encontrar una solución. La relación es una sociedad”, concluye. La psicóloga Daniela Knapp Vargas dice que el matrimonio es una buena oportunidad para el crecimiento personal, tanto para hombres como para mujeres. “Lo ideal en una relación es que cada cónyuge impulse al otro a desarrollarse y a alcanzar sus sueños”, dice.
Daniela también sostiene que la pareja debe mantener su propia identidad. Según ella, esto impide que las influencias externas afecten a la relación. “El matrimonio está muy influenciado por cuestiones externas, por familiares que dan opiniones e incluso por las situaciones de la sociedad. Hoy en día, parece que todo es normal, la traición es normal, la falta de afecto es normal. Pero, ¿lo es? La pareja debe preservarse y entender hasta qué punto debe abrir o mantener la propia estructura”, finaliza.

Vea en el cuadro a continuación los consejos de los especialistas para que su matrimonio contribuya a su salud:
Fortalezca la sociedad y garantice más salud

– Mantenga un diálogo sincero con su pareja.

– Si alguna actitud le molestó, hable cuanto antes y evite la acumulación de resentimientos.

– Incentive al otro a que se desarrolle y a superar obstáculos.

– Valore a su cónyuge, en lugar de solo señalar sus defectos.

– Mantenga su individualidad y respete la del otro.

– Converse sobre las normas y los valores de su matrimonio.

– No deje que terceros interfieran en la vida de ustedes.

– Trate de entender las diferentes etapas del matrimonio y busque, con su pareja, la mejor solución.

Para saber más sobre cómo resolver los problemas de la vida sentimental, participe de las reuniones de la Terapia del Amor, todos los jueves, en la Universal de Almagro, Av. Corrientes 4070, a las 10, 16 y 20h.

En cada reunión, matrimonios, prometidos, novios y solteros aprenden sobre el amor inteligente y a cómo desarrollar la relación de a dos.