Vale la pena meditar en la fe

Vale la pena meditar en la fe

Por

9745608_00

Estamos en los últimos días del “Ayuno de Daniel”. En esta recta final, las personas que se abstuvieron de información secular recibieron el bautismo del Espíritu Santo, mientras que muchas que ya Lo tenían fortalecieron su comunión con Dios.

Muchas otras esperan ansiosamente ese momento de renovación espiritual. Para eso, buscan la presencia de Él incansablemente, intensifican las oraciones y meditan en la Palabra de Dios varias veces al día.

De esta manera, el Espíritu Santo vendrá sobre la vida de aquellos que todavía no lo recibieron  y renovará la vida de aquellos que ya Lo tienen. Pero, después de esta campaña de fe, es importante seguir meditando en los temas espirituales, para que Él pueda hacer morada constante en la vida de todos los que Lo desean.

Para que eso suceda, hay que permanecer más tiempo en espíritu, ocupando su mente con la Palabra de Dios, ya sea a través de las Sagradas Escrituras, o a través de libros con contenidos relacionados a la vida espiritual, que proporcionan al lector enseñanzas basadas en información bíblica (vea consejos de lectura en la próxima página).

Puede ser que usted ya haya leído varias publicaciones relacionadas a la vida con Dios y conozca muchos pasajes bíblicos, pero la meditación hace que su fe esté siempre viva. Piense: ¿usted suele detenerse a meditar en aquello que Él quiere decirle con determinadas palabras o usted solo lee?

En su blog, el obispo Macedo escribió que leer es diferente de meditar. El acto de la lectura está vinculado a la obligación,  cuando no hay una reflexión sobre lo que se está leyendo, mientras que meditar hace que la persona piense en las palabras. “Muchos cristianos leen la Biblia por obligación, pero, cuando usted medita en la Palabra de Dios, usted está buscando respuestas, dirección, usted hace uso de su razonamiento. Entonces, el Espíritu Santo lo inspira y hace cumplir Su Palabra, en su vida”, analiza.

Él agrega que el hecho de meditar en los temas espirituales trae consecuencias positivas. “La persona que medita en la Palabra de Dios bebe las ideas de Dios. Ella recibe la dirección y todo lo que haga saldrá bien.”, declara.

El bautismo en el Espíritu Santo

Hay que entender que el Espíritu Santo no viene por casualidad sobre una persona. Solamente a través de sus esfuerzos sacrificiales y de su ardiente deseo de conocerlo y servirlo es que Él llegará a su vida.

El primer paso es ser consciente de que no lo recibirá por sus méritos, sino por su búsqueda constante, que está por encima de cualquier otro deseo de su corazón. Después, debe tener el hábito continuo de ocupar los pensamientos con Él, tanto en la iglesia como en la casa, en el trabajo, en la calle, etc.

18421881_00Por eso, la meditación en los temas espirituales debe ser diaria. Lea un capítulo de un libro, visite los blogs de la Universal que le ofrecen reflexiones importantes y medite en un versículo bíblico. “Use su inteligencia y medite, pues la persona puede tener todos los conocimientos del mundo, pero, si no tiene sabiduría, de nada sirve”, considera el obispo.

Eso no quiere decir que quien ya recibió el bautismo del Espíritu Santo no necesita meditar en los temas de la fe. Por lo contrario, tiene que estar siempre enfocado en Dios para que Él permanezca dentro de usted. Hay un versículo bíblico que dice: “Pero el que se une al Señor, un espíritu es con Él” (1 Corintios 6:17). Entonces, cuando usted está enfocado en Él, consecuentemente está poseído por Su Espíritu.

Mientras esté meditando en las lecturas que cultivan la fe, es probable que los pensamientos dudosos vengan a su mente. Como no es posible andar en Espíritu y en las dudas simultáneamente, es necesario que usted las resista. Para eso, enfréntelas  y continúe meditando en la información bíblica. Este acto saca su enfoque de la distracciones y, así es más fácil librarse de los malos pensamientos.

Por lo tanto, cuando termine el “Ayuno de Daniel”, continúe dedicándose a la lectura de los temas de la fe, pues Dios siempre está buscando a aquellas personas que están dispuestas a tener sus pensamientos unidos a los de Él para mantenerse vivo en cada una de ellas.

Fortalezca el Espíritu de Dios en usted

En “EL PODER SOBRENATURAL DE LA FE” se presenta la fuerza de la fe que, aliada  a la valentía, permite transformar diversas áreas de la vida. El libro muestra cómo los lectores pueden tener la fe sobrenatural para transformar todas las situaciones que se les imponen.

En el libro “EN LOS PASOS DE JESÚS”, se puede reflexionar sobre el único camino para ser feliz: las enseñanzas de Jesús. Fácil de entender, señala como las personas sin rumbo alcanzan la dirección efectiva en sus vidas.

Por otro lado, en “EL ESPÍRITU SANTO”, el autor da consejos sobre cómo encontrar la verdadera paz espiritual y hace un profundo estudio sobre el Espíritu Santo, haciendo que el lector logre despertar la necesidad de tenerlo.

Todas las obras son del obispo Macedo.