¿Usted quiere la solución definitiva para su sufrimiento?

¿Usted quiere la solución definitiva para su sufrimiento?

Por

“El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ungió el Señor; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel; a proclamar el año de la buena voluntad del Señor, y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados; a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío del Señor, para gloria suya.” Isaías 61:1-3

El Espíritu de Dios ungió a Sus hombres  – obispos, pastores y obreros – para predicar las buenas nuevas, vendar a los quebrantados de corazón, publicar libertad a los cautivos, abrir las cárceles del sufrimiento y consolar a los que lloran.

Y Dios da mucho más que “consolación”, Él promueve la solución definitiva para los problemas. Él elimina el llanto, la desesperación, las lágrimas y nos llena de alegría.

Dios quiere hacer eso con usted. Crea. Él quiere usar a Sus siervos para provocar esa transformación en su vida.

¿De qué sirve que los padres y las madres reciban mensajes de sus hijos en fechas conmemorativas, si  constantemente lloran por el disgusto que ellos les causan?

¿De qué sirve ese buen comportamiento de los hijos tan solo en un día especial y el resto del año estar repleto de tristeza?

Es por eso que en toda la Universal, todos los hombres de Dios, en un solo Espíritu, en una sola fe, promoverán el Domingo de la Salvación a todos los que lloran. Y no será un consuelo pasajero, que va a pasar con el tiempo, sino algo definitivo para su vida. ¿Usted cree en eso?

Si usted ha llorado, aunque sea bajito y sin que las personas lo sepan, si usted está cautivo a causa de un problema, no deje de participar, este domingo 24 de mayo, de este día tan especial. Vea la dirección de la Universal más cercana a su casa y no falte. Los hombres de Dios estarán ejercitando la autoridad del Señor en su vida.