Una nueva Universal en la República del Congo

Una nueva Universal en la República del Congo

Por

El edificio ubicado en el número 77 de la Calle Bouzala Croisement Bouetambongo Ouenze, de la ciudad de Brazzaville, capital política de la República del Congo, en África, se colmó el día 26 de  abril último. Aunque solo podrían caber 300 personas en el lugar, cerca de 900 estaban presentes, ocupando también toda la calle frente al lugar.

El motivo de tanto movimiento fue la inauguración de la Universal en la ciudad, coordinada por el responsable del trabajo de evangelización en el país, el pastor Cesar Fernando. Para él, comenzar tan bien un trabajo es señal de que buenos frutos allí surgirán. “Para nosotros fue una victoria, por tratarse de un comienzo, en un barro nuevo, sobretodo en un país con problemas de diversos órdenes”, afirma.

La reunión se basó en el Evangelio de Marcos, capítulo 9, teniendo como tema “El origen de los sufrimientos”. De esta manera, la Universal se presentó a la población del lugar como “pescadora de hombres”, mostrándole al pueblo el camino para la felicidad y para la Salvación. “Demostramos que para que Jesús resuelva su problema y salve a su casa o a su familia, usted tiene que acercarse a Él, entregarle su vida a Jesús, tener fe incluso, cuando todo es difícil. Solo así su vida será diferente”, explica el pastor.

Las expectativas para el trabajo que se comienza en la región de Brazzaville son las mejores posibles. El pastor Cesar afirma que el nuevo templo ha venido a traer la fe de Abraham y a restaurar la esperanza perdida en el seno del pueblo. “Veo que al pueblo como si fueran ovejas perdidas, que perdieron la creencia y la esencia del cristianismo. La Universal llega para demostrar otra visión, con la manifestación del poder de Dios para curar, para realizar milagros, para transformar vidas. Y, sobre todo, la Universal, llega para demostrar que existe vida después de la muerte.”

Al final del evento, fueron distribuidas copias de la trilogía “Nada que Perder”, la autobiografía escrita por el obispo Edir Macedo.

Y usted, ¿ya conoce el libro? Haga click aquí y adquiera su ejemplar.