Una “nariz artificial” permitirá descubrir tumores cancerosos

Una “nariz artificial” permitirá descubrir tumores cancerosos

Por

Científicos israelíes diseñan una “nariz artificial” parecida a un teléfono celular que permitirá descubrir en 30 segundos, por medio de la respiración y el olor, tumores cancerosos y donde están radicados en el organismo con un sensor del tamaño de la cabeza de un alfiler.

Según informa hoy el diario Yediot Aharonot, el doctor Husan Jaiek, de 32 años de edad, está al frente de un equipo de 17 investigadores del Politécnico de la ciudad de Haifa (Technion) que desarrolla el nuevo dispositivo que podría comenzar a usarse dentro de dos años.

El proyecto, probado exitosamente con personas en su fase experimental de laboratorio, está siendo patentado y cuenta con la ayuda de 1,7 millones de euros del Fondo de Investigaciones de la Unión Europea (UE).

La revisión con la “nariz que huele el cáncer” es simple: el paciente debe respirar hacia una especie de antena hueca adosada al dispositivo que contiene el sensor y una pantalla; medio minuto después podrá leer en esta última el resultado de la prueba.

Esto, indicó el doctor Jaiek, evitará en el futuro pruebas como las biopsias y radiografías para descubrirlo.

La semana próxima comenzará una primera investigación en todo el país en colaboración con el Departamento de Oncología del Centro Médico Rambam (Maimónides) de Haifa, en la que ser probará el sensor con centenares de personas enfermas de cáncer y sanas.

El médico israelí dijo que los métodos actuales para detectar la enfermedad lo logran cuando el tumor canceroso ya se está en vías de desarrollo o desarrollado “pero nosotros -agregó- queremos identificarlo antes”.

“Si se pudiese detectar el cáncer desde las primeras células enfermas, el porcentaje de quienes pueden sobrevivir podrá elevarse a un 90 por ciento”, señaló el médico israelí, que predice que la investigación requerirá cinco años.

El rotativo recuerda que hace unos años científicos en diversos países descubrieron que los perros pueden detectar esa enfermedad oliendo la respiración de los seres humanos, pero se supone que el nuevo invento será mucho más preciso y eficaz que el olfato canino.