Una mujer bella

Una mujer bella

Por

Ella cuida mucho de su apariencia – su maquillaje siempre combina con su tono de pelo, su ropa muestras su elegancia, su forma de andar es discreta y su forma de hablar refinada. En fin, es una “mujer bella” por fuera, pero sólo Dios sabe lo que hay en su alma. Lo que más desea es tener a alguien con quien poder conversar y así, expresar sus sentimientos. Pero, ¿cómo expresar el sufrimiento del alma? ¿Cómo explicar los sentimientos que le han acompañado durante tanto tiempo y que, para muchos, parecen no tener el menor sentido? Es difícil entender cómo una mujer puede tener aparentemente todo y no conseguir la felicidad en las áreas de la vida en las que más necesita sentirse completa. Infelizmente, esa es la dura realidad de muchas mujeres bonitas hoy en día.

Lo que más les preocupe no es el color que les favorece o qué peinado es el más elegante, sino qué hacer con todo el “equipaje” que hay en sus almas y que tanto les cuesta cargar. En la mayoría de los casos, todo comienza con una simple palabra por parte de alguien próximo que le hace pensar en sí misma. Con el paso del tiempo esas palabras y comentarios se van acumulando y formando el contenido de este equipaje, que se vuelve cada vez más pesado. ¿Cómo puede alguien librarse de una carga tan grande que ya parece formar parte de su vida?

Antes de todo, debemos entender que no todos los pensamientos contenidos en ese equipaje son verdaderos – en la mayoría de los casos, son 100% falsos. La verdad es que los pensamientos son raramente analizados antes de convertirse en palabras. Los comentarios nacidos de un impulso repentino son normalmente los más perjudiciales y por eso, no merecen que se tengan en cuenta. No merecen ser recibidos y mantenidos en el alma para siempre… sin embargo ¡eso es lo que más se hace!

Tal vez, lo que guardas en tu interior no sea una palabra que alguien te dijo, sino una convicción que surgió de alguna conclusión equivocada. Por ejemplo, hay muchas mujeres que sienten que nunca llegarán a ningún lugar en la vida y ¿por qué? Simplemente debido a algún pensamiento negativo que tiene de sí mismas, que les acompaña desde hace mucho tiempo. Tal vez, cuando eran niñas tuvieron poco éxito en el colegio y eso fue suficiente para que creyesen que nunca alcanzarían nada en la vida; o, simplemente porque un día se miraron en el espejo y vieron que no eran tan guapas como las otras chicas, y ahora están convencidas de que no son nada bonitas.

No importa cómo llenaste tus maletas, cuándo comenzaste a llenarlas o por qué empezaron a existir – el hecho es que ahora tus maletas tiene cosas muy pesadas. Además, gran parte de lo que contiene es totalmente innecesario. Y lo peor de todo: ¡Nunca irás muy lejos con todo ese peso! Tienes que dejarlas, pues cuanto más tardes en tirarlas, más tiempo tardaras en convertirte en la mujer libre que siempre quisiste ser: llena de potencial y capaz de realizar cosas extraordinarias por la fe. La vida es demasiado complicada para cargar con equipaje extra. ¡Vive con poco equipaje, amiga, y sé una mujer bella por dentro y por fuera!

Extraído del libro “Mejor que Comprar Zapatos” de Cristiane Cardoso