Una esposa se niega a desconectar los equipos médicos y el hombre despierta del coma

Una esposa se niega a desconectar los equipos médicos y el hombre despierta del coma

Por

¿Qué haría usted en el lugar de Danielle Josey Davis?

La joven estadounidense se había casado hace siete meses cuando su marido, Matt Davis, sufrió un accidente de moto que lo dejó en coma.

Para los médicos, había un 90% de probabilidad de que él no despertara más y, por eso, le aconsejaron a Danielle, desconectar los aparatos y permitir que él partiera. Pero ella no aceptó el diagnóstico ni permitió que desconectaran los equipos que estaban manteniéndolo vivo.

Tomada por la confianza de que Matt se recuperaría, Danielle pidió que lo llevaran a su casa y decidió que sería ella quien lo cuidaría. “Los médicos me dijeron que si estuvieran en mi lugar, habrían desconectado los equipos, y que era eso lo que a ellos les gustaría que sus familias hicieran por ellos”, declaró Danielle en una entrevista a un canal de televisión estadounidense.

Danielle adaptó toda su casa para recibir a su marido de vuelta. Ella dijo que, a pesar de que su esposo estaba inconsciente, siguió conversando con él. Hasta que un día Matt respondió.

“Le pregunté que le gustaría cenar y él le susurró su plato preferido: “pollo con salsa cheddar”. Me conmovió”, cuenta la joven, que, después de eso, lo inscribió en un programa de rehabilitación. Después de dos meses de entrenamientos y fisioterapia, él logró levantarse de la silla de ruedas solo.

La historia de Danielle y Matt es tan impresionante como inspiradora. Por un lado, tenemos la fe de una esposa que no aceptó el negativo diagnóstico médico.

Incluso con solo un 10% de probabilidad de tener a su marido de vuelta, Danielle no dudó en enfrentar la situación de la mejor manera posible y se rehusó a perder a su marido unos meses después de la boda.

Mientras Matt estuvo en el hospital, Danielle durmió al lado de él todos los días y oró por su recuperación. Tal vez, sin saber, Danielle estaba dándole el mejor tratamiento que él podría recibir; el poder de su fe. “Por todo lo que nosotros perdimos, vimos que ganamos un mundo entero de nuevo. Dios es realmente increíble”, declaró Danielle, en su cuenta de Facebook.