Una epidemia llamada religiosidad

Una epidemia llamada religiosidad

Por

“El religioso se preocupa con lo que los demás dicen, al cristiano verdadero le da igual”

Ser religioso es seguir los patrones de una determinada religión y no tener una vida establecida con el propio Dios. Existen millones de religiosos por el mundo que hacen parte de una denominación, pero que no se preocupan en seguir y entregar su vida a Cristo. Este tipo de personas, normalmente, se preocupa en agradar a la sociedad y en seguir solamente los patrones sociales y dan un enorme valor a aquello que los otros piensan de él.

Si su vida es guiada por el espíritu que está subyacente al mundo y sus pensamientos no están bien definidos, ellos cambian al favor del viento.

Por otro lado, ser cristiano significa seguir a Cristo. El cristiano tiene su vida basada en la Palabra de Dios, pero no es solamente un oyente y sí un practicante. Él no vive preocupado en agradar a los demás, ni con lo que los otros piensan de él; su única y exclusiva preocupación es agradar a Dios, glorificándolo con una vida repleta de objetivos realizados.

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games