Un simple gesto, pero que cambió la situación de una familia

Un simple gesto, pero que cambió la situación de una familia

Por

Una conmovedora historia repercutió positivamente en los últimos días. En el semáforo de la región central de Sorocaba (San Pablo, Brasil), un niño entregaba el currículum de su padre, Misael Bueno Veloso, con la esperanza de encontrar una reinserción laboral para él. Nathan Veloso, de 14 años, podría aceptar las monedas que le fueron ofrecidas, pero no, el objetivo del niño era buscar un empleo para su padre.

La idea surgió de la madre, Regiane das Neves Lara, que al ver la tristeza de su marido después de varias visitas, sin éxito, a las agencias de empleo, decidió imprimir cerca de 400 currículum para que la familia hiciera una entrega colectiva a los conductores en los semáforos de la zona. La iniciativa conmovió a la estudiante Laleska Bruschi, de 19 años, que con la intención de ayudar, publicó la imagen del currículum en su red social.

El estado obtuvo rápidamente muchos “Me gusta”. Y fue sensibilidad de Laleska, de querer ayudar de alguna manera, que hizo que el currículum llegara a las manos indicadas. Después de algunos contactos, Misael consiguió trabajo. Ahora, el clima de la familia es de felicidad.

¿Qué podemos aprender con esta historia?

Historias impactantes como la de la familia Veloso suceden diariamente. Pero fue la actitud de Laleska la que le dio un final especial. Con la intención de hacer algo para cambiar aquella situación que la sensibilizó, ella demostró amor por alguien que nunca había visto.

Nadie ni siquiera gasta tiempo para saber cómo está la vida del otro. Tal vez, muchos hasta se han sensibilizado al ver a Nathan entregando los currículum de su padre, pero no hicieron nada.

La Biblia dice: Como el Padre me ha amado, así también yo os he amado; permaneced en mi amor. Este es mi mandamiento: que os améis unos a otros, como yo os he amado.” (Juan 15:9-12)

El que piensa en el otro, piensa como Dios.

El amor al prójimo es un mandamiento, ennoblece, y puede demostrarse a través de actitudes simples y cotidianas, ya sea ayudando a alguien a cruzar la calle o sonriendo, por ejemplo.

No deje de ayudar a alguien esperando que el otro lo haga primero. Su actitud puede hasta parecer pequeña, pero ella será grande para Dios.

Sea una mejor persona y ejercite lo que la Biblia dice. Participe en la Reunión del encuentro con Dios, que se realiza todos los domingos a las 9:30h, en Av. Corrientes 4070, Almagro , o en una Universal más cercana a su casa. Ingrese aquí y encuentre la dirección.