Un museo para los lugares de la Biblia

Un museo para los lugares de la Biblia

Por

Exactamente frente al mundialmente famoso Museo de Israel, en Jerusalén, se encuentra otra institución del mismo tipo que merece la visita de cualquier persona interesada en las Escrituras. Es el Bible Lands Museum (Museo de las Tierras de la Biblia), con objetos hallados en excavaciones realizadas en varios países, en los cuales ocurrieron los hechos de los relatos bíblicos. Existen objetos relativos a pueblos como, además de los propios hebreos, los cananeos, filisteos, arameos, hititas, elamitas, fenicios, egipcios y persas.

Todo es exhibido con el fin de favorecer la comprensión del contexto histórico. Incluso, la mayor parte del muestrario, proviene de la colección particular del fundador del museo, el profesor Elie Borowski (1913-2003).

Nacido en Polonia, Borowski estudió en algunas de las más renombradas universidades europeas, y formó parte de las tropas francesas en la denominada División Polonesa, en 1939, cuando estaba a punto de estallar la Segunda Guerra Mundial. Su pelotón fue forzado a retirarse a Suiza, donde permaneció por un tiempo. Los horrores del Holocausto le quitaron casi todo lo que poseía, menos el conocimiento que adquirió sobre la Antigüedad – con énfasis en el período bíblico- en los años de pre guerra: arte, historia y lenguas. Era uno de los más renombrados especialistas en inscripciones antiguas.

 Acervo creciente

A lo largo de 50 años, el profesor reunió una envidiable colección de arte antiguo de los  pueblos bíblicos. En 1975, montó la exposición “Escaleras al cielo”, que recorrió buena  parte de Europa y Canadá.

La colección aumentaba y, junto a ésta, surgió un sueño y también comenzó a crecer: un lugar que reuniera la colección, dedicado a la enseñanza, a través del cual las personas de las más variadas creencias pudieran aprender sobre historia bíblica. A partir de la vivencia del Holocausto, Borowski sabía de la importancia que tenía algo que animarse a futuras generaciones a aprender sobre los preceptos de moral y ética comprendidos en las Escrituras.

 En 1981, conoció a Batya, en la apertura de una exposición en Jerusalén. Al siguiente año, no sería solo una esposa, sino la mayor entusiasta del proyecto de Elie (foto). El sueño ya no era de uno solo. Con el doble de energía, la pareja comenzó a hacerlo realidad.

El proyecto era ambicioso: un museo de nivel internacional, en el prestigioso Sector de Museos de Jerusalén. Después de mucho escepticismo y desinterés por parte de las autoridades locales en la confusa década de 1980, el entonces prefecto de la capital sagrada de Israel, Teddy Kollek, entendió la visión de los Borowski y el inigualable valor de la colección que querían donar al establecimiento. El Museo de las Tierras de la Biblia abrió al público en mayo de 1992.

Línea de tiempo

La colección se dispuso como una línea de tiempo, desde los comienzos de la civilización hasta el amanecer del cristianismo. En el recorrido, los objetos originales y los datos históricos proporcionan una visión que transporta al visitante en el espacio y en el tiempo, desde el Egipto Antiguo, pasando por la Creciente Fértil, al Afganistán; desde Nubia a las montañas del Cáucaso, lo que permite entender mejor el desarrollo de las religiones, del comercio y de las construcciones de las primeras ciudades de la época. El Imperio Griego también está presente, al igual que los dominadores de la Mesopotamia, y todos los demás pueblos que influenciaron al mundo entero. Todo ello se conjuga para darle al turista una dimensión mucho mayor y más real sobre su entendimiento de la Biblia. Difícilmente será leída de la misma forma, después de una visita al espacio creado por Borowski.

Cursos y otros eventos culturales para todas las edades, con lo más moderno en cuanto a tecnología de la enseñanza, son solo algunas de las opciones para el público de varios países, al igual que un reconocido restaurante kosher (con disputados eventos de degustación al son de buena música), clubes de lectura e incluso un interesante local de  regalos y recuerdos del lugar. Ya existen planes para la ampliación del museo.

El Museo de las Tierras de la Biblia abre de domingo a viernes. Está ubicado en la Calle Granot, 25, en Givat Ram, junto a la Universidad Hebrea y justo frente al Museo de Jerusalén – como puede verlo en las imágenes del Google Street View:

Otras de las excelentes opciones sobre los museos ubicados en sus alrededores, los conocerá aquí, en futuros artículos.

 

[fotos foto=”BLMJ, Ministério do Turismo de Israel”]