Un encanto permanente

Un encanto permanente

Por

Es indiscutible el potencial que las flores tienen para decorar un ambiente. Con tantas opciones de especies, aromas y colores, proporcionan belleza y frescura a cualquier lugar. Pero para mantener arreglos naturales en casa o en la oficina se necesita mucho cuidado, pues es necesario prestar atención a una serie de factores para la conservación, lo que puede ser difícil para las personas que viven en una rutina muy agitada.

La buena noticia es que el comercio de las flores artificiales está en un amplio desarrollo y ellas han sido muy recomendadas por profesionales del área de decoración. “El mercado hoy ofrece flores artificiales con calidad tan superior que es necesario tocarlas para percibir que no son naturales, pues visualmente no hay distinción.

En la decoración, las flores artificiales son siempre bienvenidas y dan un toque de intimidad elegante y sofisticado como las naturales”, revela la arquitecta Paula Esmanhoto Zoller. Según ella, aunque no se necesita tanta atención como con las naturales, la elección de flores artificiales requiere cuidados. “Es importante observar la elección de la cantidad y los colores para el arreglo, que debe componer el ambiente de manera armoniosa, de forma que no opaque a los demás objetos y la decoración que ya existe (muebles, piso, cerámicas, pared, etc.)”, orienta.

Tips importantes

Llamadas también flores permanentes, son prácticas, bonitas y durables. Sirven para traer al ambiente una diferencia, sea por la delicadeza, sea por el color. Por eso, es necesario usarlas con equilibrio, para que no causen el efecto contrario. Si fuesen usados muchos arreglos, el ambiente quedará recargado con tanta información.

La ventaja de que haya una especie estacional para todo el año vuelve a las orquídeas las preferidas de la mayoría. Las calas artificiales también son muy buscadas, por causa de la suavidad que traen al espacio y por ser muy parecidas a las flores naturales. “Lo ideal es mezclar artificiales y naturales. Y también agregar cortezas de arboles o bambú al arreglo, lo que lo hará más hermoso”, aconseja la arquitecta.