Tomás: un discípulo con una severa visión sobre la vida

Tomás: un discípulo con una severa visión sobre la vida

Por

¿Quién fue Tomás, en la Biblia?

A diferencia de lo que algunas personas creen, Tomás, el discípulo, no era ateo ni incrédulo. En realidad, él era una persona que, cuando creía en algo, vivía profundamente sus convicciones.

El Texto Sagrado da algunas pistas sobre su personalidad. El comentario de Tomás descripto por Juan, en su libro (Juan 11:16), por ejemplo, revela que él era una persona pesimista y siempre esperaba lo peor, incluso estando al lado del Propio Señor Jesús. Sin embargo, ese pesimismo no era suficiente para separarlo de su Salvador. Él estaba dispuesto a pagar el precio para permanecer al lado de Cristo. Tomás solo tenía una rígida y difícil óptica sobre la realidad.

El comportamiento pesimista de Tomás nos hace pensar sobre las personas que incluso al participar de las reuniones en la iglesia, al ver los testimonios del Poder de Dios y que conocen Su Palabra, no mantienen la fe y viven por la duda. En vez de simplemente creer, confiesan derrotas, siempre piensan en lo peor. Es necesario comprender que la transformación de vida solo sucede en aquellos que confían plenamente en el Altísimo.

La Biblia no habla mucho sobre él, pero hay un episodio que lo denominó como “el incrédulo”. Después de que el Señor Jesús fue crucificado, los discípulos se escondieron, porque tenían miedo de ser perseguidos. “Cuando llegó la noche de aquel mismo día, el primero de la semana, estando las puertas cerradas en el lugar donde los discípulos estaban reunidos por miedo de los judíos, vino Jesús, y puesto en medio, les dijo: Paz a vosotros.” (Juan 20:19)

Algunos días después, los discípulos se reunieron nuevamente en el mismo lugar. En esa ocasión, Tomás estaba con ellos. Así, el Señor Jesús se le apareció a Tomás y le dijo: “Pon aquí tu dedo, y mira Mis manos; y acerca tu mano, y métela en Mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.” (Juan 20:27)

Entonces, él creyó que era Cristo. Pero, el Señor Jesús regresó y le dijo: “Porque Me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron.” (Juan 20:29)

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games