Testimonios del Templo de Salomón

Testimonios del Templo de Salomón

Por

templo02874 Maricel: “Envié mi pedido al Templo de Salomón por un problema de salud. No podía comer nada, vomitaba todo. Estaba haciendo una dieta hace más de dos años pero todo me hacía mal igual. Tomaba medicamentos y no me hacían nada. Fui al médico, me hicieron un estudio, tenían que hacerme una endoscopía con una biopsia para saber qué clase de tumor era.

Sin embargo, hice mi pedido con fe y Dios me respondió antes de lo pensado. Hoy en día puedo comer de todo, los médicos me hicieron la biopsia y comprobaron que no tenía más el tumor, había desaparecido. Incluso tenía dos piedras en la vesícula que ya no están más. Hoy estoy bien, estoy feliz porque el Señor me respondió”.

templo03874 Belén: “Antes de enviar mi pedido al Templo de Salomón mi vida económica estaba destruida. Yo vivía alquilando y llegué al punto de no tener para pagar. Pasé necesidades, tampoco tenía para comer, entonces, cuando llegó el momento de enviar mi pedido al Templo de Salomón, aproveché la oportunidad.

Quería ese cambio, algo extraordinario en mi vida, así que confié en Dios. Esperé que Él obrara y a la semana recibí un llamado: iba a cobrar una herencia. La cobré y pude comprar mi casa propia, como yo la quería, un auto y también conquisté un negocio, y voy a abrir más sucursales”.

templo04874 María Elena: “Hice mi pedido para el Templo de Salomón por un sueño de mi hija, ella no podía quedar embarazada. Hace quince años que lo intentaba y sufría muchísimo porque tenía a sus sobrinos pero no un hijo propio.

Cuando decidí enviat mi pedido por ella, esa semana se sentó delante de mí llorando y me dijo que no iba a poder tener su bebé. Como se puso muy mal, la miré y le dije que estábamos en un propósito de fe muy grande y que ella tenía que tener fe y confianza en Dios porque sí iba a tener un bebé. Cuando fue al médico, le dijo que podía ser un embarazo leve.

Yo le dije o estás embarazada o no lo estás. Tengo certeza de que para Dios no hay nada imposible, entonces, cuando mi hija fue a hacerse los estudios otra vez, le dieron positivo. Se cumplió su sueño. Dios respondió a mi pedido de manera contundente y estamos muy felices porque se agrandó la familia”.