Testimonios del Templo de Salomón

Testimonios del Templo de Salomón

Por

tstsalomon01881 “Mi sueño era tener una casa”
Abel: “Vivía en una villa, en la miseria, mi hija estaba enferma, yo tenía vicios y mi matrimonio estaba destruido, nos peleábamos mucho. Estuvimos así hasta que un día, la historia de nuestra vida cambió al llegar a la Universal. Mi hija fue sanada, yo me liberé de los vicios y mi matrimonio fue restaurado.
Además, conquisté a través del sacrificio que hicimos en la Hoguera Santa del Templo de Salomón, una casa nueva y un auto nuevo. Hoy, nuestra vida está completamente transformada”.

tstsalomon02881 “El negocio crece más y más”
Lourdes: “Llegué a la Universal con problemas económicos y espirituales. Había intentado suicidarme, era una mujer muy nerviosa, no lograba controlarme y tenía un carácter muy fuerte. Todo eso afectó mi economía.
Gracias a Dios pude abrir mi negocio y en la Hoguera Santa del Templo de Salomón sacrifiqué para que Dios hiciera algo grande en mi vida. Hoy mi negocio se amplió, abarco más rubros y también estoy proyectado abrir dentro de poco un centro de estética”.

tstsalomon03881 “Me quedaban tres días de vida”
José Luis: “Cuando llegué a la Universal me quedaban tres días de vida. Sufrí durante 38 años, tenía cáncer de colon y de páncreas. En una junta médica me dijeron que me quedaban 72 horas de vida, ‘andá a morirte a tu casa’, fueron las palabras de los médicos. También tenía problemas económicos, porque debido a mi estado de salud no podía trabajar.
En la Universal sacrifiqué en la Hoguera Santa del Templo de Salomón, envíe mi pedido y Dios me respondió. Estoy curado y gracias a Dios pude abrir mi propio restaurant”.

tstsalomon04881 “Hice realidad mi sueño”
Eladia: “Tenía un negocio pequeño, que no daba para más, y toda la vida soñé con tener una franquicia. Veía la programación por la televisión pero no vine hasta que un vecino me invitó. Conocí la Universal cuando se estaba desarrollando la Hoguera Santa del Templo de Salomón, escuché la Palabra, creí, hice mi sacrificio y envié mi pedido. Gracias a Dios, al mes de haber sacrificado pude obtener mi franquicia. Tengo seis empleados y voy por más. Dios obró en mi vida en un año”.