Sin excusas para hacerse las uñas

Sin excusas para hacerse las uñas

Por

El esmalte se salió y no tenemos mucho dinero, entonces la única forma es hacernos las uñas nosotras mismas. Visitar a una experta en el tema es indispensable, solamente que no siempre su manicura tiene la agenda libre o a usted le sobra dinero. Pero hacerla sola puede ser una aventura y más que eso ¿No es verdad?

Usted se quita una, arruina la otra, logra pintar la mano izquierda con una considerable “facilidad” pero también tiene cero dominio para pintar a la derecha. Eso sin contar los otros imprevistos que hacen al desafío más emocionante: ¿qué decir sobre aquel aspecto lastimado o de las intrusas burbujitas que insisten en aparecer? Si el dilema le suena familiar, no es necesario que se coma las uñas. Preparamos un “S.O.S manicura” al mejor estilo “Do it yourself” (hágalo usted misma”). Al final, una mano bien hecha puede mostrar cuidado y celo con su apariencia.

Retire el esmalte anterior – ¿Sabía que la remoción del esmalte es también tan importante como la aplicación? ¿Y que dejar a la uña “respirar” por lo menos 24 horas e hidratarlas es indispensable? Entonces memorice esos consejos y colóquelos en práctica. Esté alerta también en la elección de los quitaesmaltes. Si, es verdad: la acetona, por ser hecha en base al alcohol, tiende a causar alergia, resecar las uñas y la piel de alrededor. Pero se engaña quién cree que los “quita esmaltes” pueden ser muy buenos substituto. Eso es porque la acetona – sorpréndase – es el ingrediente principal de la mayoría de ellos. Por eso, preste atención en el envoltorio. Opciones con rosa mosqueta, almendras o las salvadoras toallitas quita esmalte también son muy buenas opciones.

Adiós a las terribles burbujas – Como ellas aparecen por causa del calor de las manos, basta dejar las manos en remojo por un momento en agua helada antes de pintarse las uñas. Usted también puede rociar spray para cabello (sí, de cabello) antes o después de pintarlas. Obviamente él no hará que el esmalte se seque tan rápido, porque no es un secador.

Cuidados necesarios – Quien insiste en quitar las cutículas, debe sacar poco ya que ella protege la uña de las infecciones. Otros cuidado para considerar es mantener siempre el alicate afilado y limpio. Después de limar las uñas en un sentido único – pues el movimiento “va y ven” puede perjudicar a la uñas – sumérjalas en agua tibia y déjela durante algunos minutos. Con una espátula redonda, empuje la cutícula y sáquela solamente con la punta del alicate. Si lo usa de costado, la parte de atrás puede herir la cutícula (¿Quién nunca hizo eso?). E hidrátelas antes de pintarlas. Los pigmentos de los esmaltes pueden penetrar en las uñas. Por eso, no dispense la base antes del esmalte.

El esmalte se saltó o perdió el brillo – Basta con pintar la parte que saltó, esperar que se seque y esmaltar toda la uña nuevamente. Ahora, si el esmalte saltó mucho, no hay manera. Por eso, para las emergencias, tenga siempre cerca las toallitas quita esmalte. Si el problema es falta de brillo: use ¡extra brillo en ellas! Además de traer el color nuevamente, el brillo puede proteger y aumentar la durabilidad del esmalte.

¡Manos a la obra! – ¡Ahora es partir hacia el desafío! Pero antes, no se olvide de esos trucos básicos: Pase un poco más de base extra en las extremidades, así facilitará cuando fuera a limpiar los rincones. Pinte primero la mano que tiene menos habilidad, ¡por razones obvias! Para las menos acostumbradas a dominar los pinceles, una maravillosa noticia: ya inventaron un “kit anti manchas”, que es simplemente un protector individual para cada uña. Solo no vale inventar meterlas en la cartera para “reírse del peligro” y probar la eficacia. A las de piel negra les favorecen desde los colores claros a los rojos oscuros, rosa y matices del lila. Las de piel morena pueden apostar en las variaciones del rosa, rojo, lila y coral. A las de piel clara les queda bien los tonos rosa, rojo, y café y a las de piel amarilla le favorecen el color rosa, vino y marrón. Usted también puede invertir en tonos nude, blanco o el querido Marsala (marrón rojizo), ya que son democráticos. Finalice con extra brillo, aceite o spray secador.