Ser rechazada no significa el fin del mundo

Ser rechazada no significa el fin del mundo

Por

Diariamente, oímos palabras negativas o críticas malintencionadas. Pero todo depende de la forma en la que lidiamos con la opinión de los otros.

Todas oímos hablar del patito feo. Al personaje de la historia le tomó tiempo descubrir que ser diferente no era un problema.

Cuando dejó de darle importancia a los que pensaban los demás y aprendió que lo más importante era cómo se veía a sí mismo dejó de sufrir.

Esta historia es similar a lo que viven muchas mujeres. Viven tristes porque no logran superar la mirada negativa de otros. Hay otros motivos que las hacen sentir rechazadas, un amor no correspondido, el final de una relación, una situación traumática de la infancia. Ellas lo toman como formas de rechazo. A este tipo de personas les resulta difícil interpretar de forma racional.

Es necesario entender que el pasado no debe condicionarnos, sino que debe hacer que nos superemos. El obispo Macedo señala: “Su exterior no es la causa de su problema, el interior es donde se genera. Invierta en su su vida espiritual y se reflejará en su exterior”. No se rechace, ni se sienta rechazada, sea su mejor versión”.

Véanos en Ser Mujer TV todos los martes y sábados a las 21 h por tvuniversal.org.ar