Ser inconstante es una característica propia de la naturaleza femenina

Ser inconstante es una característica propia de la naturaleza femenina

Por

Pero también puede ser sinónimo de inseguridad

Algunas mujeres que son muy inconstantes, cambian de idea rápidamente y se exigen por demás sobre el resultado. Eso sucede por la naturaleza femenina que lleva todo para el lado emocional.

Son varios los motivos que causan una mujer inconstante. “Por vivir más por la emoción que por la razón, sus actitudes dependen mucho de la circunstancia que vive. Además, es muy autocrítica y cree que el resultado no fue positivo por su culpa”, explica la psicóloga Débora de Macedo Jorge.

Según la especialista, esta inconstancia también puede ser considerada inseguridad. Un ejemplo son aquellas mujeres que siempre precisan la aprobación de alguien para hacer o  adquirir algo. “Al ser llevada por la emoción, necesita que la gente la valore, reconozca su trabajo como profesional y como madre. Eso ayuda en el tema de la duda, ya que habiendo un reconocimiento ella interpretará que está haciendo lo correcto”.

Para la psicóloga, todo este miedo tiene un fundamento que puede proceder de alguna frustración o crítica que absorbió y nunca más logró creer lo contrario.

Pero eso ¿tiene fin?

Si, cuando la mujer logra reconocer su inconstancia. “Al comenzar a autoevaluarse, ella se da cuenta lo que la hace sentir tan insegura e intenta resolverlo sola, valorándose y  amándose. Cuando a gente se ama, se concentra más en lo que quiere”, explica Débora.

Estar con una mujer inconstante, insegura y sin amor propio no es tarea fácil para ninguna persona. “Es difícil lidiar con alguien así porque ella logra incluso transferir la duda y los miedos. Si esta persona no fuera muy segura de lo que quiere, de lo que le gusta y de sus objetivos, va a querer agradar y encima sufrirá interferencia en sus actitudes”, enfatiza.

Desear agradar a una persona inconstante, no es un buen camino para que salga de esa  inseguridad. “La persona segura va a ver la situación y hacer que la mujer piense en lo que está diciendo y haciendo. Más que nada porque, toda acción tiene una reacción”, concluye la psicóloga.

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games