Seductores franceses: ¿encantadores o criminales?

Seductores franceses: ¿encantadores o criminales?

Por

541978718_00

La “broma” de un periodista se convirtió en el blanco de una investigación del Consejo Superior Audiovisual (CSA) de Francia, órgano responsable de fiscalizar los programas de televisión en el país. Jean-Michel Maire conducía un popular programa diurno cuando, en vivo, le pidió un beso a la actriz Soraya Riffy, que le dio vuelta la cara negándose. Frente a la resistencia, el periodista le besó el pecho. La actriz quedó visiblemente avergonzada.

“Me sorprendí. No creo que la actitud de Jean-Michel Maire haya sido muy profesional. Mi familia estaba mirando y yo no sabía cómo reaccionar”, dijo ella después al periódico francés L’Express. “Soy un ser humano, no un simple objeto.”

La actitud produjo más de 200 quejas formales de televidentes al CSA, además de la crítica de la ministra francesa de Derechos de la Mujer y del Niño, Laurence Rossignol. “Incluso en un programa de televisión, cuando una mujer dice no, es no. Le informé al CSA esa agresión sexual”, afirmó la ministra en su cuenta en Twitter.

Después de la repercusión negativa, Maire le pidió perdón a Soraya, afirmado que su carrera estaba en riesgo, que su hija se negaba ir a la escuela a enfrentar a sus compañeros y que ni siquiera su familia quería hablar con él.

Franceses seductores

El caso que involucró a Maire y a Soraya no está aislado. Hace años que varias denuncias se vienen realizando por mujeres frente al acoso sexual sufrido en los medios de comunicación franceses, especialmente en agresiones de parte de hombres que están en las posiciones más altas en la jerarquía de las empresas.

Uno de los conductores más populares del país, por ejemplo, Jean-Marc Morandini, está siendo investigado por la policía por supuesta relación sexual con una menor de edad. El caso habría sucedido en la casa de Morandini, durante una selección de elenco. Él también es acusado de acoso sexual por otros cinco actores que trabajan bajo su comando.

Lamentablemente el acoso sexual también se extiende hacia otras áreas de Francia. Hasta el ex vicepresidente del Parlamento, Danis Baupin, fue retirado de su cargo después de que una representante del Partido Verde local mostrara mensajes con contenido sexual enviados por él a varias parlamentarias. Solo en 2015, 40 periodistas denunciaron a políticos por acoso.

Visión distorsionada

En muchos lugares del mundo, tienen la visión de que los franceses son seductores y románticos. Esa evaluación se debe, en gran parte, al cine, que presenta al acoso sexual de los hombres como algo apasionante. Pero lo que muchos ven como “galantería” o “seducción”, las mujeres lo ven como agresión.

Para el disertante Renato Cardoso, autor del libro “Noviazgo Blindado”, muchas producciones de cine demuestran que las mujeres deben enfrentar el abuso y la violencia como algo noble y valiente.

De acuerdo con él, en las películas, las mujeres jóvenes y puras son mostradas como capaces de revertir el comportamiento destructivo de los hombres. “Pero cualquier asistente social o psiquiatra concordaría que ese es un cuadro típico de abuso: la mujer ama a alguien que es peligroso. Ella tiene baja autoestima. Él la domina, amenaza, manipula. En la vida real, muchas de esas historias terminan en muerte. Las denuncias policiales son pruebas de eso”, advierte el disertante. “El abuso sexual, mental, emocional, físico, en fin… todo tipo de abuso es intolerable”, afirma Cristiane Cardoso, autora del libro “La Mujer V”.

Si usted está sufriendo alguna clase de acoso, no se calle. Busque una Universal más cercana a su domicilio y obtenga información sobre el trabajo del grupo Rahab, que ofrece orientación y apoyo a mujeres víctimas de violencia.