Ropa de cuero: limpieza y cuidados

Ropa de cuero: limpieza y cuidados

Por

La ropa de cuero es cara y delicada al momento de lavar y conservar.  Su limpieza, es parte del cuidado fundamental que debes tener para alargar la vida de estas prendas.

Pero no creas que todo es sencillo, porque un mal manejo en el lavado o en la manera de guardarla puede dañar tus piezas de cuero. Por eso,  necesita seguir estas instrucciones especiales:

Limpieza

– Lee detenidamente la etiqueta que trae la prenda y sigue las recomendaciones del fabricante. Además, esto te permitirá saber si la misma, necesita un cuidado especial.

– Es necesario que mantengas esta ropa libre de polvo. Este agente externo puede producir grietas en el cuero. En este caso, para retirar el polvo utiliza una esponja seca.

– Si las indicaciones dicen que el cuero es lavable, el sucio de la superficie puede eliminarse con una esponja con jabón de lavar ropa. Después quitarás el jabón utilizando trozo de tela que este limpia y húmeda bien limpia. Deja colgada la pieza hasta que se seque.

Precaución

Cuando se dice que la ropa de cuero es lavable, no significa que puede meterse en la lavadora o dentro de un balde con agua. Sólo puede enjuagarse con esponja. Una limpieza a fondo debe ser realizada por un profesional. Esto es una garantía de que la prenda no se va a encoger o a manchar.

Cuidados

Evita por todos los medios que tu ropa se moje con la lluvia. Si esto ocurre, coloca la pieza sobre una tela limpia y sécala con un trapito, luego cuélgala para que se pueda secar en un ambiente natural, nunca la expongas al calor directo.

– En el caso de las chaquetas, trata siempre de llevar debajo una camisa con cuello, para evitar que éste se manche con el sudor de la piel.

– Nunca apliques perfume en el cuero o en el forro, esto puede originar grietas en el material.

– No te coloques prendedores o pines, el agujero no desaparecerá nunca más de la piel.

– Para guardarlas, cubre la ropa de cuero con una tela de algodón. Descarta por completo la envoltura de plástico, este material produce la perdida de algunos componentes, que finalmente ocasionarán manchas sobre la piel.

– Una o dos veces al año, aplícale a tu ropa algún producto para preservar el cuero. Ojo, en este caso no eches el producto directamente sobre la pieza, sino con un paño. Es recomendable siempre hacer una pequeña prueba en la parte interna de la prenda.