Reunión de fe y milagros en Florencio Varela

Reunión de fe y milagros en Florencio Varela

Por

El pasado martes 14 de mayo, los más de 1700 lugares de la IURD de Florencio Varela fueron pocos en comparación a la cantidad de gente que se acercó a participar de una reunión de fe y milagros realizada por el obispo Djalma. Hubo personas en los pasillos y hasta en la vereda de la iglesia.

La reunión comenzó a las 15:50, 10 minutos antes de lo esperado por la gran cantidad de gente que se encontraba en el lugar. Al inicio, el obispo determinó la liberación espiritual de los presentes, orando fuerte contra todos los males y enfermedades que sometían a las personas.

obipoFVMuchos dieron testimonio del poder de Dios, contando cómo habían sido curados en la reunión.
Luego, el obispo explicó qué hacer para ser verdaderamente libre del mal: “¿Cuándo es que uno logra liberarse? No es cuando el mal sale, porque más adelante busca volver. Uno logra liberarse cuando el Espíritu de Dios entra en su vida. Para que eso suceda, es necesario vivir en el altar, o sea, dejar de vivir de acuerdo a sus pensamientos y pasar a vivir de acuerdo a la voluntad de Dios.

Todos quieren una bendición, un milagro, pero no todos quieren entregarse a Jesús. Cuando usted logre entregarse a Él de cuerpo, alma y espíritu, su vida cambiará, porque Dios también se entregará a usted. Esta es el único camino para que su vida cambie”.

Finalmente, el obispo oró para que los presentes tuvieran un verdadero encuentro con Dios y juntos buscaron la presencia del Espíritu Santo.

Fue una tarde en la que el poder de Dios se manifestó en la IURD de Florencio Varela, ubicada en la Av. San Martín 3054.

Testimonios:

Beatriz: Hace cinco años que tenía seis quistes en el hígado, me tocaba y los podía sentir. Pero después de la oración desaparecieron.

Rolando: Tenía una hernia hace 3 años y medio, me tocaba y la sentía, pero después de la oración, desapareció por completo.

María Báez: Tengo artritis reumatoidea, participé de la oración y desaparecieron los dolores que sentía en las articulaciones. Me siento como nueva, hace 26 años que sufría con esta enfermedad.

Benita: Tengo mucho dolor en los brazos y en la columna, sufro artrosis hace más de 5 años, no podía mover ni el cuello. Luego de la oración, gracias a Dios los dolores desaparecieron.