Respuesta a los “no bendecidos”