¿Quiénes son los perros?

¿Quiénes son los perros?

Por

000000480160---159Al mencionar quien no podría entrar en la Vida Eterna, el Señor Jesús le dictó a Juan, para que escribiera en el libro del Apocalipsis (22:15): “Mas los perros estarán fuera, y los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idólatras, y todo aquel que ama y hace mentira.”

Los homicidas son aquellos que causan la muerte de alguien; los idólatras, son aquellos que sustituyen al Dios verdadero por falsos ídolos. Los mentirosos y fornicarios también son identificables; y los hechiceros son los que usan la magia maligna para el beneficio propio indebido.

Todos estos errores el cristiano sabe que no los debe cometer, pues le impiden que disfrute de la Eternidad en la presencia del Señor. Pero, ¿quiénes serían los perros citados en el versículo?

Evidentemente Jesús no se está refiriendo a los animales domésticos, porque el Apocalipsis es un libro de la Biblia de mucha importancia para todo aquel que cree en la Salvación. Aunque sea el único grupo que no está literalmente explicado, esa no fue la primera vez que se utilizó ese término en las Escrituras Sagradas.

“Guardaos de los perros, guardaos de los malos obreros, guardaos de los mutiladores del cuerpo. Porque nosotros somos la circuncisión, los que en espíritu servimos a Dios y nos gloriamos en Cristo Jesús, no teniendo confianza en la carne.” Filipenses 3:2-3

La advertencia es hecha por Pablo al pueblo de Filipos, una importante ciudad del Imperio Romano. Teniendo en cuenta el contexto, se puede entender que él llama “perros” a los que se dicen siervos de Dios, pero actúan en contra de las enseñanzas del Maestro.

Sabemos que muchos utilizan el Santo nombre para engañar a los ingenuos, y que el Señor no permitirá que esas personas entren en el Nuevo Cielo. Se puede entender, por lo tanto, que, así como Pablo, Jesús se está refiriendo a los falsos profetas, aquellos que se dicen trabajadores de la Obra de Jesús, pero no lo hacen efectivamente.

Este versículo señala que al hombre se lo puede engañar, pero a Dios no.

¿Quiere entender más sobre el Apocalipsis? Ingrese aquí y sepa por qué la sequía del río Eufrates confirma el Apocalipsis.