¿Quién ocupa el trono?

¿Quién ocupa el trono?

Por

Muchas son las historias de personas que siempre se dedicaron a trabajar mucho para obtener lo mejor en la vida. Años y años de esfuerzo para adquirir un bien material, como una casa, un auto o una empresa.

No hay ningún mal en realizar nuestros sueños. Pero, lamentablemente, muchos han puesto a las conquistas en primer lugar en sus vidas.

Durante el mensaje amigo del obispo Edir Macedo, transmitido el miércoles 25 por TV Universal y Red Aleluya, el obispo destacó la historia de un joven rico (lea Mateo 19:16), quien puso sus bienes en primer lugar.

“El joven rico se entristeció cuando Jesús sugirió que vendiera sus bienes y distribuyera el dinero entre los pobres, para que después de deshacerse de sus bienes, Lo siguiera. Él era un hombre religioso y observaba la mayoría de los mandamientos de la Ley de Dios, pero tenía plena conciencia de que le faltaba algo en la vida: le faltaba el Espíritu Santo”, dijo el obispo.

 “… Todo esto lo he guardado desde mi juventud. ¿Qué más me falta? Mateo 19:20

Cuando le hizo esa pregunta al Señor Jesús, el joven sabía que, a pesar de no haber  desobedecido los mandamientos, en su interior había un vacío.

“Jesús sugirió que el joven vendiera sus bienes, pero, lamentablemente, sus riquezas eran el centro de su vida. El Espíritu Santo no es un espíritu cualquiera, Él es Dios, y tiene más interés en hacer morada dentro suyo que la necesidad que usted tiene”, comentó el obispo.

Además orientó para que todos evaluemos nuestras vidas y veamos quién está realmente sentado en el trono, si Jesús o nuestras riquezas.

Si usted desea recibir el Espíritu Santo, participe del Ayuno de Daniel”. Serán 21 días absteniéndose de todo tipo de información no cristiana, del entretenimiento, de la televisión, de internet, de los juegos, de la música, del cine, de las películas, de las novelas y de cualquier otro tipo de contenido, involucrándose solamente con temas que estrechen su relación con Dios.

Para más información, participe en una de las reuniones de fe de la Universal. Participe en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en Av. Corrientes 4070, Almagro, o acceda desde aquí a las direcciones de todo el país, para conocer la Universal más próxima a su hogar.