Quien maneja su tiempo, maneja también su dinero

Quien maneja su tiempo, maneja también su dinero

Por

lunes00900

¿Cuánto dura su día? ¿Sin importar lo que haga siente que 24 horas son pocas para todos sus compromisos y obligaciones?

A pesar de que muchos hacen un buen uso del tiempo e incluso logran tener momentos para descansar y relajarse, cada vez se ve más gente quejándose por lo rápido que se les termina el día. ¿Estarán sabiendo organizar sus tiempos?

La verdad es que todos tienen tiempo, pero no todos saben cómo manejarlo a su favor. El ser humano gasta sin darse cuenta. Gasta tiempo, dinero, salud. Lo ideal es que usted valore su tiempo en vez de dejar que él determine las acciones del día. Una estrategia que puede ayudar mucho a quien necesita disciplinarse es crear un organizador de tareas.

Anote en un cuaderno, agenda, en la computadora o en el celular cuáles son sus compromisos asumidos y sus obligaciones habituales, incluyendo también las cosas del día y de su comportamiento que le gustaría cambiar u optimizar. Haciendo eso a diario, pronto tendrá una organización semanal, mensual e incluso anual, pudiendo ver objetivos a futuro, pues ya habrá definido una estrategia.

En el mundo de los negocios se dice que el tiempo es dinero. Entonces deje de decir que no tiene tiempo y cambie de actitud. Usted es el responsable de lo que hace con su tiempo, trabaje para convertirse en una persona más productiva, sin darle lugar a las distracciones o a la falta de disciplina.

Ellos derribaron sus murallas económicas

lunes01900Norma: “Soy peluquera, pero por muchos años no pude ejercer mi profesión porque no podía abrir mi negocio. Gracias a Dios logré abrir mi local y estoy luchando para convertirlo en un centro de estética. Ya pude comprar los primeros equipos”.

 

 

 
lunes02900Alfredo: “Mi situación antes de conocer el Congreso para el Progreso era desastrosa. Por estar metido en los vicios por más de 20 años quedé en la ruina, fui perdiendo todo. Lo que pasaba por mis manos se convertía en droga. Estuve alrededor de diez años sin trabajar debido al vicio y a la depresión que tenía.

Empecé a participar en la Universal, logré liberarme de la droga. En el Congreso para el Progreso logré trazar metas y tener proyectos porque mi visión de las cosas había cambiado. Comencé vendiendo condimentos puerta a puerta, después seguí en los comercios y hoy ya tengo mi distribuidora de especias, con seis empleados, mi camioneta 0 Km. y mi casa”.

Congreso para el progreso, todos los lunes a las 8, 10, 16 y especialmente a las 20 h en Av. Corrientes 4070, Almagro.

lunes2015