¿Qué tienen en común la amante y la mujer que acepta la traición?

¿Qué tienen en común la amante y la mujer que acepta la traición?

Por

000063311227_00

La prensa internacional ha publicado recientemente un reportaje que relata que los hombres de la ciudad de Dongguan, en el sur de China, mantienen relaciones con varias mujeres al mismo tiempo. Y usted, ¿ya se ha imaginado pasar por una situación así?

Algunos responderán que no, pero, lamentablemente, esto también sucede en nuestra sociedad. Muchas mujeres, por miedo a la soledad, aceptan ser “la otra” en una relación. Otras comparten al mismo hombre y soportan traiciones por la misma razón.

Lados opuestos

mujer01Fue lo que le sucedió a Geiza Begna, de 31 años, (foto al lado) representante comercial. Ella conoció a su actual marido cuando tenía 18 años y, meses más tarde, se casaron. Fue entonces cuando su alegría se volvió un tormento.

La joven cuenta que ella siempre desconfiaba de él, pero no quería ver la verdad. Solo creyó en la traición cuando vio a su marido al lado de la amante. “Él no se dio cuenta que yo lo vi, y no dije nada, me callé, porque era muy insegura. Por lo tanto, las traiciones continuaron”, dice.

En el lado opuesto de Geiza está Clara Ferreira, de 19 años, (foto de abajo). Ella también aceptó compartir a un hombre con otra mujer, pero en la posición de amante. “Estaba buscando a alguien porque sentía un vacío muy grande. Hace 2 años conocí a un muchacho que estaba de novio y comenzamos a tener una aventura”, revela.

Clara recuerda que hacía de todo para que él la note. “Fue una doble sensación, estaba enamorada, y al mismo tiempo, me sentía basura al ponerme en el lugar de su compañera. Aceptaba esa situación porque no quería perderlo”, declara.

Geiza y Clara tenían algo en común: la falta de aprecio. Es lo que afirma Leticia Marques, psicóloga especialista en Terapia Cognitivo Conductual. “Tanto la amante como la esposa reciben poco amor de su compañero y se someten a la condición de compartir al mismo hombre y, en esas situaciones, la autoestima tiende a ser aún más baja”, resalta la especialista.

mujer02Por supuesto que ambas están en situaciones diferentes, ya que la “mujer adúltera es aquella que se deja usar por el mal. Su intención puede no ser mala, pero, termina hiriendo a alguien”, explica la columnista Ester Bezerra, autora del libro Finas Joyas.

Por otro lado, la mujer traicionada, al aceptar las constantes escapadas de su compañero por miedo de quedarse sola, se vuelve infeliz. «Ella permite que los sentimientos controlen su vida, al punto de confundir su razonamiento, sin hablar del conflicto interior, porque cualquier actitud tomada sin fe la conducirá a una forma de vida conturbada”, destaca Ester.

Un paso decisivo

Geiza se dio cuenta que estaba siendo insensata al no tomar una decisión con respecto a su matrimonio. “En medio de la angustia y de los pensamientos de suicidio, decidí volver a buscar la fe que tenía antes de casarme. En esa búsqueda aprendí la importancia del perdón y la necesidad de sentirme valorada”, cuenta.

Recuerda que conversó con su esposo y fue firme: o el terminaba con las amantes o ella le pediría el divorcio. “Él notó mi seguridad y se asustó. Aceptó terminar con esa vida que llevaba y volvió a concurrir a la Universal. Hoy mi hogar es armonioso”, cuenta.

Así como Geiza, Clara cuenta que también descubrió la importancia de amarse a sí misma. “Me di cuenta que solo era un objeto en las manos de los hombres y sufría por eso. Hasta que un joven vino a mi casa y me invitó a conocer la Universal de mi barrio”, recuerda. Fue a través de la fe que la joven aprendió la importancia de cuidarse. “Hoy soy soltera, pero siempre busco ir a las conferencias de la ‘Terapia del Amor’, para que pueda hacer todo de la manera correcta”, concluye.

Si usted tiene el perfil de la mujer que está siendo traicionada, de la amante, o tiene miedo de sufrir una traición, entienda que la felicidad sólo entrará en su vida cuando deje de aceptar relaciones abusivas. Para ello, debe dar el primer paso hacia el amor propio, levante su autoestima y ámese a sí misma antes de pensar en querer a alguien.

Si usted es joven y está pensando en casarse, la columnista Ester Bezerra le deja un consejo especial: “Tenía una tía cuyo marido la engañaba, yo veía todo su sufrimiento y no quería esa vida para mí, entonces, hice una oración y le pedí a Dios un hombre temeroso a Él. Yo Le pedí y Él me respondió. Usé la inteligencia. Las jóvenes deben seguir este consejo”, finaliza.

Al aceptar compartir a la persona que ama o estar de acuerdo en recibir solo las migajas de ese “amor”, usted está destruyendo sus sueños, sus planes y su vida. No existe ninguna posibilidad de estar completa en una relación en la que hay traiciones. Por lo tanto, elija ser feliz y luche por usted.

9 pasos para descubrir su valor

*Conózcase a sí misma y realice actividades de su interés.

*Reconozca sus principios de vida sobre respeto, fidelidad, amor, etc.

*Sepa decir no y demuestre cuáles son sus límites.

*Cuídese a sí misma, su salud y su apariencia.

*Tenga confianza y no tolere traiciones.

*Respete al otro para que también la respeten. Esto implica dejar de ser amante.

*Busque la discreción en su apariencia y en su mejor accesorio: su sonrisa.

*Cuide su interior a través de la fe.

*Participe de un grupo de mujeres que quieren ser únicas ingresado en http://www.godllywood.com, y aprenda más.