¿Qué sucede cuando no miramos con ojos espirituales?

¿Qué sucede cuando no miramos con ojos espirituales?

Por

Criscent TOMMY TRENCHARD  SIGHTSAVERS.690x460

A principios del 2016, en la ciudad de Bundibugyo, en Uganda, África Oriental, el pequeño Criscent Bwambale, de 6 años, fue sometido a una cirugía en los ojos. Dos meses después, tuvo la oportunidad de ver con nitidez por primera vez en su vida. Criscent nació con cataratas en los ojos y solo distinguía áreas de luz y de oscuridad. En enero, la familia del niño fue llamada por un equipo médico que, en sociedad con la ONG Sightsavers, realizó exámenes en el niño y programó la cirugía.

El procedimiento se llevó a cabo en el hospital de Mbarara, al oeste del país. Ahora, Criscent, que nunca había visto letras, tuvo que aprender el alfabeto. Su familia también tiene la misión de enseñarle a reconocer las cosas simples del día a día. Él nunca había visto una gallina o un barco, por ejemplo.

La visión espiritual

Este pequeño niño africano recibió con extrema felicidad la oportunidad de ver. Pero, por otro lado, hay muchas personas que no se han preocupado por perder otro tipo de visión: la espiritual.

Cuando la persona deja de mirar con ojos espirituales, la vida de ella se pierde. Así como la visión física puede orientar totalmente a una persona por un camino físico, la visión espiritual puede orientarla por un camino espiritual, llevándola al bien o a la oscuridad.

En la Biblia está escrito:

“Al salir ellos de Jericó, le seguía una gran multitud. Y dos ciegos que estaban sentados junto al camino, cuando oyeron que Jesús pasaba, clamaron, diciendo: ¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de nosotros! Y la gente les reprendió para que callasen; pero ellos clamaban más, diciendo: ¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de nosotros! Y deteniéndose Jesús, los llamó, y les dijo: ¿Qué queréis que os haga? Ellos le dijeron: Señor, que sean abiertos nuestros ojos. Entonces Jesús, compadecido, les tocó los ojos, y en seguida recibieron la vista; y le siguieron.” (Mateo 20:29-34)

De acuerdo con el obispo Guaracy Santos, en el versículo citado se puede entender que los ojos espirituales de aquellos dos hombres fueron abiertos antes que su visión física: “¿Por qué al Señor Jesús no le pidieron dinero y sí misericordia? Por un motivo muy especial: sus ojos espirituales se abrieron antes que sus ojos carnales, y así pudieron entender que el Señor Jesús es mucho mayor que el oro  y tiene mucho más para ofrecer.”

La ceguera espiritual causa un inmenso mal al hombre y lo hace vacío. Sin embargo, la visión espiritual se abre solo a través de la fe, que debe ejercitarse diariamente.

¿Usted también quiere darle fin a su ceguera espiritual? Participe de la reunión del Encuentro con Dios, que se realiza todos los domingos a las 9:30h, en la Universal más cercana a usted. Ingrese aquí y encuentre las direcciones.