¿Qué hacer para que los niños no sean influenciados?

¿Qué hacer para que los niños no sean influenciados?

Por

iStock_000054425566_3Por lo menos 41 millones de niños menores de 5 años tienen sobrepeso en el mundo, según los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Ese alarmante número es el reflejo de varios factores, pero uno en particular ha llamado la atención.

Los especialistas señalan que los anuncios publicitarios ejercen una fuerte influencia en la alimentación y en el consumo del público joven.

Comprobado

Existen varios estudios que demuestran el efecto de las propagandas en el comportamiento infantil, y cómo el consumo de productos no saludables está relacionado a la publicidad.

Una publicación de las Revistas Electrónicas de Psicología, en 2010, señala la expansión de la influencia de los medios de comunicación en la información, formación de opinión y comportamiento. El estudio titulado, “La Influencia de las Propagandas de Alimentos en las Elecciones Alimenticias de Niños y Adolescentes”, confirma cómo ese bombardeo de comida chatarra (junk food) aumenta potencialmente las posibilidades de que los niños se transformen en consumidores mal informados sobre lo que consumen.

Convengamos que si para un adulto es difícil controlarse delante de una suculenta hamburguesa y de crocantes papas fritas que se muestran en la pantalla como si fueran reales, imagínese para un niño, que no tiene la menor idea de lo peligroso que eso es para su salud.

Alimentación saludable

Nunca es tarde para explicarle a su hijo la importancia de la alimentación saludable – y no cuesta nada recordar que el mejor ejemplo es usted. Los hijos son grandes imitadores de sus padres. Por lo tanto, no ponga mala cara delante de los brócolis, por ejemplo. Busque tener una alimentación balanceada, rica en frutas, legumbres y verduras, fraccionada a lo largo del día, y evite al máximo el consumo de comidas rápidas y productos industrializados, que están llenos de azúcares, grasas, colorantes y calorías vacías (es decir, de bajo valor nutricional). También vale la pena observar que armar un plato colorido puede ser un gran aliado para estimular a que los niños prueben algo nuevo, ya que uno de los atractivos de la publicidad infantil es exactamente utilizar los colores como un estímulo.