¿Qué hacer cuando el amor no es más el mismo?

¿Qué hacer cuando el amor no es más el mismo?

Por

Ponerse siempre en primer lugar es el gran secreto para tener éxito en la vida en pareja. Aunque haya sido traicionada, abandonada o esté siendo ignorada por su esposo, la clave para que pueda rescatar su autoestima es recordar que la persona más importante de su vida después de Dios es usted misma. En la “Escuela del Amor Responde” de esta edición, acompañará las respuestas de los conductores Renato y Cristiane Cardoso para las preguntas de Glorinha y Keity.

Keity – Hace exactamente 1 año fui traicionada por mi esposo. Estamos casados hace 11 años. Él me cambió por otra mujer y estuvo con ella seis meses. Quedó embarazada, pero él no quiso estar más con ella. Me pidió volver a casa después de casi 1 año y yo lo acepté, pero fue a causa de nuestra hija, que en esa época tenía 3 años y estaba sufriendo mucho. Solo que hoy veo que el sentimiento que yo tenía por él no es más el mismo. Ha sido muy difícil continuar esta relación. Llegué a la conclusión de que no lo amo más. ¿Debo pedirle el divorcio o debo luchar para que Dios restaure este matrimonio?

Renato – Bueno, Keity, esta es una pregunta que no podemos responderle, porque es una decisión suya. Usted sabe que Dios permite el divorcio en caso de traición, por el gran dolor que la misma ocasiona al corazón de una persona y, si esa es su decisión, y no quiere continuar más con ese matrimonio, tiene todo el derecho delante de los ojos de Dios para terminar y lanzarse a otra. Pero eso si usted quiere, porque ya vimos a muchas parejas que pasaron por esto y lograron superar el dolor de la traición, lograron alcanzar el perdón, dar el perdón, e incluso fortalecer aún más al matrimonio. Pero eso solo fue posible porque el hombre o la mujer, sea quien fuere que traicionó, mostró un verdadero cambio, un verdadero arrepentimiento. No estoy diciendo que esto la exente de responsabilidades, sino que estoy diciendo que muchas veces la traición ocurre no por una cuestión de mal comportamiento, sino por una cuestión de circunstancias. Cuando la persona tiene una mala conducta, comete traiciones en serie. Sigue traicionando. Sin embargo, existen personas que traicionaron porque no fueron fuertes delante de una situación, pero, después que la traición fue cometida, entendieron que necesitaban cambiar y cambiaron, se fortalecieron y nunca más volvieron a ser como eran antes.

Cristiane – El problema es que probablemente la traición y el hecho de que el marido haya estado 6 meses con la otra mujer, haber hecho que quedara embarazada y tener una hija con la ex amante, debe haberla lastimado mucho y, a veces, el dolor que la persona siente es tanto que no resta nada más dentro de ella hacia la otra persona. O sea, él terminó con el matrimonio, no fue otra persona quien lo hizo. Pero, si usted decide divorciarse, no estará pecando contra Dios, porque Él sabe cuán difícil es para la persona que es traicionada mantener la relación.

Renato – ¿Cuál es su fe? ¿Es la de luchar por él? Entonces, siga adelante, porque es posible. Pero, si su fe es la de lanzarse a otro, mirar hacia adelante, entonces, vaya en su fe. De cualquier modo, usted no puede estar dividida.

Glorinha – Estoy pasando por una crisis. Mi esposo no conversa conmigo. Él no tiene tiempo para mí. Cuando llega el fin de semana, que sería el período ideal para que conversemos o para que salgamos y nos divirtamos, él simplemente, pasa el día entero mirando TV. Ya leí su libro “Matrimonio Blindado” y mi esposo es igual a lo que Renato era. ¿Acaso alguien también tiene que abrir sus ojos y decirle que el problema es de él y que es él quien tiene que resolverlo? Ya conversé con él varias veces, pero no sirvió de nada. Mejora solo por un día y después vuelve a ser como era otra vez.

Cristiane – Sí, Glorinha, usted ya sabe lo que yo hice. Pero pienso así: ¿Qué es lo que usted puede hacer para ayudar? Cuando eso me sucedió a mí y a Renato, el cambio no fue de la noche a la mañana. Yo cambié algunas cosas también. Tuve que cambiar mucho mi manera de lidiar con la situación. Antes vivía implorando, pidiendo, conversando con él al respecto y queriendo que él cambiase. Después, yo cambié. Yo dejé de pedir. Dejé de preocuparme. Dejé de insistir, en el sentido de querer su atención o que salga conmigo. Entonces, comencé a enfocarme en otras cosas en mi vida que podría hacer mejor como persona, como mujer, como madre. Comencé a desarrollar mis talentos, a enfocarme más en mí, no es que estuviese dejando a mi marido de lado, que no estuviese conversando con él, que no estuviese haciendo mis obligaciones en casa, sino que dejé de enfocarme en Renato y empecé a enfocarme en mí misma. Esa fue la cuestión. Pero el principal hecho que sucedió y que cambió nuestra situación fue mi cambio.

Renato – Yo no sé lo que está pasando en la mente de su esposo. Pueden haber mil y una razones para que esté actuando así: él puede estar enojado con usted por algo mal resuelto entre ustedes, alguna ofensa, puede estar estresado o cerrado en su propio mundo. Pueden existir muchas razones. Usted tiene que buscar saber por qué él está actuando de esta manera. Y no pensar solamente en usted. Porque así como piensa en distraerse, saliendo de casa, paseando, para él, distraerse es sentarse frente a la televisión. Tal vez, en lugar de juzgarlo y pensar que él está siendo egoísta – lo que probablemente sea verdad -, algo que no ayuda en nada, usted puede, por ejemplo, sentarse a su lado en el sofá para mirar determinados programas y crear allí un momento entre ustedes dos. Haga palomitas de maíz, cree algo agradable. Tal vez usted no pueda o incluso no quiera estar allí todo el día haciendo eso con él, pero ahí entra el otro lado: usted pasó 2, 3 horas mirando televisión con él. Llegará el momento que podrá decir así: “Amor, ¿vas a seguir mirando TV? Porque si vas a seguir, yo tengo una cosa que resolver en la calle. Voy a salir”. Usted no pasa viviendo su vida alrededor de la vida de su marido. Entonces, él comienza a ver que usted no está allí malhumorada, implorando, mendigando atención. No estará colmándole la paciencia. No es eso lo que estamos diciendo. Nosotros estamos hablando de que usted muestre que continuará viviendo su vida independientemente si su esposo está delante de la televisión o no.

Cristiane – Nosotros hablamos brevemente en el libro sobre una de las cosas más importantes para mí, que me hizo descubrir mi valor: mi fe, que es algo que no se puede explicar. No podemos llegar aquí y decirle: “Haga así, así y así, y use su fe.” No es eso. Existen muchas otras maneras de que invierta en usted. Cuando usted cambia, cambia su enfoque. Usted es la que más gana. Además de resolver el problema con su marido, usted es la que más gana porque comienza a estar feliz consigo misma. Comienza a no necesitar y a no depender tanto de la atención de las otras personas porque usted está feliz, está realizada consigo misma.