¿Qué hacer con el aguinaldo?

¿Qué hacer con el aguinaldo?

Por

El presidente de la Escuela Argentina de Finanzas Personales, Leonardo Rocco, aconsejó realizar inversiones económicas “inteligentes” para hacer rendir  con más fuerza los fondos extras por el cobro del aguinaldo.

A la hora de recomendar cómo utilizar ese dinero “extra” del sueldo anual complementario, Rocco dijo que conviene pagar deudas de las tarjetas de crédito o “cualquier otra obligación financiera que tenga un interés elevado”.

“Muchas personas abonan los montos mínimos de las tarjetas  generando tasas de financiación que finalmente resultan causales de muerte financiera progresiva”, apuntó el especialista en finanzas personales.

Para quienes piensan ahorrar o invertir, Rocco señaló que una de las opciones es “adelantar consumo como forma de economía familiar” y propuso ir al supermercado y “comprar anticipado aquellos productos de utilización frecuente, para ganarle a la inflación”.

Como opción de ahorro aconsejó también comprar pasajes o paquetes turísticos en forma adelantada “lo que es una buena manera de congelar precios” y aprovechar si el operador ofrece pagar en cuotas con tarjeta de crédito para “estar un paso más delante de la inflación”.

Consejos prácticos para que su aguinaldo le rinda mejor:

Meta superior: Es difícil renunciar a disfrutar hoy del aguinaldo pensando en el ahorro, a menos que puedas identificar algo en realidad prioritario. Si la meta es suficientemente atractiva, entonces cobra un sentido distinto el ahorrar ese dinero.

Es “su” aguinaldo, no de la familia ni los amigos: Toda la familia e incluso sus amigos saben que usted cobrará ese aguinaldo, no faltará quien quiera utilizarlo “eficientemente”. Tenga en claro sus metas y prioridades, así podrá explicar con convencimiento por qué no le será posible usar este ingreso para ninguna compra adicional y mucho menos para los excesos de las fiestas de fin de año. Su aguinaldo debe servirle por mucho tiempo, no se merece ser sacrificado por un par de noches alegres.

Analice los descuentos: Muchas tiendas sacarán ofertas imperdibles por Fin de Año, en procura de cazar aguinaldos que andan por allí dando vueltas, buscando excusas para gastarse. Asegúrese de comprar lo que en realidad necesita, un descuento es útil solo cuando se aplica a una compra que de todas maneras iba a realizar, de lo contrario es un gasto irrelevante que se lleva una parte de su aguinaldo.

¿Cuotas o contado? Averigüe los precios al contado, plantee diferentes escenarios para el pago del bien que desea adquirir de manera de evaluar si vale la pena gastar el aguinaldo o tomar un crédito. Si no le conviene comprarlo al contado, entonces analice opciones de préstamos o compras en cuotas con su tarjeta, calcule cuánto le saldrá en total el producto, pregunte la tasa de interés y compárela con otras alternativas de crédito.

Demuestre su amor con gestos: Sus seres queridos valorarán un regalo personalizado hecho con cariño, no es necesario que gaste una fortuna para demostrar su aprecio, las personas que nos aman sabrán valorar el gesto y entender que existen prioridades durante todo el año y no solo el placer de regalar en estas fechas.

Imprevistos: El aguinaldo también puede servirnos para crear un fondo destinado a los imprevistos del próximo año. Contratar un seguro de salud, un seguro del vehículo, un seguro de vida, un seguro de sepelio o dejar una parte para emergencias, son aspectos que deben ser considerados dentro de nuestra estrategia de mejor uso del aguinaldo.

Recuerde que se viene enero: El ajetreado diciembre termina el 31 para dar paso a un 2015 cargado de oportunidades y desafíos. Enero se viene con todos los gastos, las deudas asumidas, las cuentas de los excesos y los costos corrientes. Antes de gastar su aguinaldo, recuerde que el próximo mes se acerca con sus propias cargas financieras.

Debido a una mala administración, muchas veces cuando nos llega el aguinaldo ya lo debemos por completo y en lugar de disfrutar del 13er. salario, como por arte de magia desaparece de las manos. Es muy bueno que disfrute su aguinaldo, siempre que no le sea tan difícil recibir con tranquilidad al 2015, mejor despídase con moderación del viejo año y que el nuevo le encuentre bien despejado de deudas y con dinero en el bolsillo.

Obviamente, lo ideal es siempre que el aguinaldo sea destinado a inversiones, de modo que el dinero extra pueda crecer con el tiempo, pero si ello no es posible por lo menos sería bueno que no se derrita o peor aún, que vaya destinado a la compra de bienes que implicarán mayores costos con su uso. Por ello, la disciplina y la perseverancia son habilidades que debemos desarrollar para alcanzar nuestras metas y mejorar nuestra calidad de vida. Sigamos hablando de dinero, así aprendemos a manejarlo mejor.