Qué hacen las películas románticas con las personas

Qué hacen las películas románticas con las personas

Por

¿Cómo se siente después de ver una película romántica? ¿Sueña despierta (o) con el momento en que también encontrará a la persona de sus sueños? ¿Pidiéndole a Dios que también encuentre a alguien que lo comprenda solo con la mirada?

Los investigadores de la Universidad de Heriot-Watt, en Escocia,  afirman que ver comedias románticas puede arruinar la vida sentimental, porque ese tipo de películas crea una falsa expectativa sobre las relaciones, generando una influencia negativa, ya que estimula un falso concepto de relación perfecta. Las personas pasan a creer que, si en su relación no sucede como en la película, no es el romance ideal.

Los investigadores analizaron 40 películas románticas exitosas. Primero, notaron en el libreto algunos mitos muy peligrosos, como el del amor a primera vista; que el destino siempre  une a las personas que se aman y el del alma gemela. Después, pusieron aproximadamente a 100 voluntarios para ver una famosa trama romántica – repleta de esos mitos – y otros 100 para ver un drama. Rápidamente, los voluntarios respondían un cuestionario. Fue constatado que los que vieron el género romántico presentaban, de un modo más acentuado, convicciones en mitos románticos, como, por ejemplo, la idea del destino.

Frustración garantizada

Parece inofensiva aquella escena en la que el galán demuestra saber todo sobre la mujer en la escena, incluso en la intimidad. Pero no lo es. Y esa fue otra de las muchas conclusiones del estudio. Fans de ese género de películas muchas veces no se comunican eficientemente con sus parejas, porque creen que el otro debería saber sus necesidades en la relación sin que se las diga.

Es algo tan serio que el psicólogo Bjarne Holmes, que encabezó la investigación, explica que eso afecta la vida sexual de muchas parejas, porque los mismos creen que no necesitan decirles a la pareja lo que quieren, como si fuera una obligación del otro adivinar lo que les gusta en la intimidad, que el sexo debe ser perfecto. Es claro que eso es la receta para la frustración.

“Si usted piensa que las cosas funcionan así, prepárese para una decepción”, resalta Holmes, recordando que la relación requiere inversión de tiempo y energía de ambas partes involucradas. Las películas románticas sugieren que la confianza y el compromiso en el amor son instantáneos, cuando en la realidad son cualidades que se desarrollan a lo largo de los años de convivencia de la pareja.

Comparación injusta

Cualquiera que sea la comparación, ella carga en sí una injusticia. Después de todo, nadie es igual a nadie. Y si comparar a una persona con otra ya es malo, imagínese comparar a alguien real con un personaje de ficción.

La escritora y conductora del programa “The Love School – La Escuela del Amor”, Cristiane Cardoso, relata cómo creaban en ella, las películas románticas, expectativas superficiales con respecto a su marido, Renato Cardoso. “Miraba al galán de la película, que sabía decir todas las palabras correctas, y lo comparaba con Renato, el hombre que no se había afeitado aquel día, comiendo pochoclos sin parar. Me preguntaba: “¿Dónde está aquella pasión en mi matrimonio? ¿Renato realmente me amará?” recuerda. “Llegaba a probarlo para ver si reaccionaba de alguna forma parecida a la película, pero nada. Y en cada película que veía, cada romance que leía, más frustrada estaba por no ver que lo mismo sucedía en mi matrimonio.”

Hasta que un día ella se dio cuenta que estaba siendo injusta al comparar lo real (su marido) con fantasías (personajes de las películas). Cristiane advierte que los autores de esos romances quieren solo sacar lágrimas de nuestros ojos y, por eso, piensan muy bien en cada detalle de las escenas, pero que la realidad no es tan así.

“Cuando estamos con nuestra pareja, no hay una canción para ayudar con el clima. Casi nunca sabemos cómo expresarnos y, muchas veces, decimos lo que no queríamos hablar. La rutina agitada del día a día no siempre nos permite parar y mirar uno a los ojos del otro. Tenemos que aprender a apreciar lo que llamo romance real. Puede ser que su marido no traiga flores ni escriba bellas poesías, pero si él la hace sentir amada y valorada, usted está viviendo su propia película de amor”, concluye la escritora.

Y no piensen que solo las parejas pueden sufrir la frustración generada por esos mitos impulsados por los romances del cine. Los solteros también pueden ser víctimas de grandes decepciones, resultados de expectativas no alcanzadas, por creer que el amor se desarrolla de la misma forma que en los libretos de las películas. Por cierto, aclarar esos mitos que estorban la vida de los solteros es uno de los objetivos del libro “Noviazgo Blindado”, de Renato y Cristiane Cardoso.

Además de eso, todos los jueves a las 10, 16 y 20h se realizan, en la Universal de Almagro, Av. Corrientes 4070, las reuniones de la Terapia del Amor, donde parejas y solteros aprenden sobre el amor inteligente, que es el que no se somete a los mitos que solo entorpecen en el momento de alcanzar la realización en la vida sentimental.