¿Qué falta para dar el primer paso?

¿Qué falta para dar el primer paso?

Por

Es el año 2003. El peso: 145 kg. Imagínese en ese estado: madre tiempo completo, ama de casa, comiendo todo lo que ve delante suyo y con la salud delicada.

Pues así era exactamente como vivía la hoy bloguera Sra. Camargo, por aquel entonces de 37 años. Ella no tenía tan solo un peso exagerado para su altura (1.76 m), sino que cargaba consigo,  y en su menú, la salud y la autoestima totalmente comprometidas en función de la obesidad que la acompañaba desde niña, después, en la adolescencia, continuando en la edad adulta, intercalada por muchos “adelgazo – engordo” y efectos acordeón.

Según cuenta, ella no pensaba en sí misma. Olvidó que se merecía – y necesitaba – muchos cuidados antes de querer cuidar de los demás, así que ella no se detuvo en ese importante detalle. Por eso, con el pasar del tiempo, el exceso sólo aumentó, y al llegar al extremo de su estructura, acarreó otros problemas, especialmente de salud.

Concientización 

En esa misma época ella descubrió que era portadora de lupus sistémico, una enfermedad autoinmune que podía llevarla a la muerte. Después de un largo tratamiento y una embolia pulmonar, la Sra. Camargo tuvo que reaccionar y actuar. Concientizarse y moverse en dirección a un cambio, una transformación.

De lo contrario, surgirían otras tantas complicaciones. “A veces yo compraba cualquier cosa que fuera para mis hijos, por ejemplo: paquetes de galletitas con la excusa de que para ellos, pero era mentira, ¡yo me las comía! Mientras no reconocí eso, que me mentía, que camuflaba la basura y escondía en la ropa, los paquetes de cosas que comía, para que nadie me viera. Mientras no asumimos que hay un problema y no aceptamos eso, no logramos ver la solución.”, argumenta.

Con ese pensamiento fue que la Sra. Camargo comenzó su caminata rumbo a la delgadez, es decir, ella decidió ponerle un punto final a su debilidad frente a todo y a todos: era un cambio de vida o una muerte precoz. Esa actitud dio como resultado su completa transformación, como del agua al vino.

Disciplina

De esa forma ella bajó 76 kilos, con mucha disciplina, determinación y lo fundamental: sin medicamentos ni cirugía. Fue solo acompañada de la reeducación alimentaria asociada a ejercicios físicos, además de la natación, deporte que practica desde muy pequeña.

Mucho más que estética, la Sra. Camargo rescató su salud por completo, cambió los pensamientos hábitos y  actitudes, algo imprescindible en todo cambio que se anhele, sea cual sea.

Hoy, a los 46 años, la Sra. Camargo es una nueva mujer, realizada en la familia y lo más importante: consigo misma.

Ella mantiene un blog de orientaciones, consejos, recetas y, a través del mismo, comparte su trayectoria de éxito y determinación, sirviendo de ejemplo a todos, inclusive, en las redes sociales.

Es en ese blog que ella postea vídeos de sus actividades cotidianas y le muestra al mundo que cuando la persona, de hecho quiere: puede y logra cambiar. ¡Basta dar el primer paso!

Decisión

De hecho, cualquier decisión en la vida está sujeta a resultados, tanto positivos como negativos. Cristiane Cardoso también habló respecto a esto en su blog personal.

“Para obtener resultados, tenemos que estar 100% decididas en lo que queremos, y saber por qué queremos tanto aquello. De esa forma, podemos prepararnos para los obstáculos y estar determinadas a vencerlos. Por esa definición, sabremos reaccionar cuando el mayor enemigo, queriéndonos hacer desistir, ¡fuéramos nosotras mismas! No existe milagro sin decisión y determinación”, dijo.

Para terminar, nos deja consejos preciosos que, según explica, la ayudaron mucho en determinadas decisiones. Conózcalas y reflexione: ¿Cuál es mi meta? ¿Por qué quiero tanto eso?

– ¿Sólo quiero perder peso o quiero ser más saludable?

– ¿Estoy pensando solamente en el hoy y ahora o pienso en lo porvenir?

– ¿Qué voy a hacer cuando los obstáculos y tentaciones lleguen?

– ¿Cómo voy a reaccionar cuando tenga que ir a comer afuera o tuviera encuentros sociales?

– Y si no logro perder todo el peso que yo quiero, ¿voy a desistir?

Cristiane Cardoso señala que después de hacer eso, y de sacar sus propias conclusiones, usted sabrá si realmente está decidida y determinada para comenzar su jornada.

Si aun así usted siente que algo le impide actuar en su favor, no se desanime, para todo en la vida hay una solución. Busque una Fuerza mayor, esta lo estimulará hacia el progreso, no solo en una u otra área de la vida, sino en todas.

¡Comience hoy y verá el resultado!