¿Qué es lo que el boxeador Arcelino nos puede enseñar?

¿Qué es lo que el boxeador Arcelino nos puede enseñar?

Por

11094528_938488462857108_972424714659575426_n.690x460

El sábado 15 de agosto quedó marcado en la carrera del boxeador Arcelino Freitas. Después de 4 años lejos del ring, él desafió al joven argentino Mateo Verón para una pelea. 13 años más joven que Freitas ,que está a punto de cumplir 40 años de edad, Verón está en plena actividad, mientras que su adversario brasileño estaba retirado.

Sin embargo, el resultado de la pelea, contradijo las expectativas. Arcelino noqueó a su adversario en el tercer round, mostrando a lo largo de toda la pelea un amplio dominio sobre el argentino. Muy apegado a su fe y a su familia, el boxeador dedicó la victoria a Dios y a sus hijos.

Incluso el presidente del Consejo Mundial de Boxeo felicitó al boxeador brasileño.

¿Y qué podemos aprender de esto?

La lección del boxeador

11828692_938461066193181_3380554399909187217_n.690x460Freitas no se preocupó por quienes lo juzgaban como un “loco” por volver a lo ring siendo ya de edad avanzada para un competidor de nivel superior. Tampoco le prestó atención a quienes decían que él no estaba en forma o a la altura de su adversario, casi 20 centímetros más alto que él.

Arcelino solo siguió la lección bíblica: “Esforzaos y cobrad ánimo; no temáis, ni tengáis miedo de ellos, porque el SEÑOR tu Dios es el que va contigo; no te dejará, ni te desamparará.” Deuteronomio 31:6

Como Arcelino, todos tienen la oportunidad de luchar por sus objetivos, independientemente de las circunstancias. Aunque todo parezca estar en contra de su éxito, solo la fe podrá decidir la victoria.

En Salmos 37:5 está escrito: “Encomienda al SEÑOR tu camino, y confía en Él; y Él hará.”

Por lo tanto, el que tiene fe y se entrega verdaderamente a Dios aprende a prepararse y a conquistar sus metas. Nunca es tarde para volver a luchar. Solo basta creer en Dios y en sí mismo. Después de todo,“Él da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ninguna. Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; pero los que esperan en el SEÑOR tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.” (Isaías 40:29-31)

Participe del Encuentro con Dios, que se realiza todos los domingos, en la Universal, y aprenda a usar su fe para conquistar sus objetivos. Encuentre una Universal más cercana a usted haciendo clic aquí.