Pudo superar las consecuencias del bullying y hoy es feliz

Pudo superar las consecuencias del bullying y hoy es feliz

Por

Tania empezó a sufrir de depresión desde muy chica. “Cuando tenía doce años empecé a tener baja autoestima. Cuando mi padre murió, mi madre me llevó a vivir a otro país, y allí empecé a sufrir bullying y discriminación”, comenta.

Ella recuerda que se generó dentro suyo mucha tristeza y pensamientos negativos. Creía que no servía para nada, que no era inteligente, que nadie la quería. “Me apartaba de los chicos, no quería ir a la escuela, tenía muchos problemas con mi mamá, nadie entendía qué me pasaba. Fui creciendo y eso fue aumentando en mí”, relata.

El tiempo pasó y todo seguía igual. Tania comenta: “Me puse en pareja, mi esposo era muy frío conmigo, nos peleábamos, yo tenía insomnio, miedo, era muy nerviosa, acomplejada y tímida”.

“Empecé a buscar trabajo y no conseguía. No sabía qué hacer, solo pensaba en morir, creía que esa era la solución. Trataron de ayudarme, pero nada tuvo éxito. Me hablaban de personas que habían superado la depresión y yo decía: ´todo el mundo puede, menos yo´”, señala.

Y un día, finalmente, llegó la respuesta. Hoy ella cuenta cómo fue el proceso: “Empecé a hacer el Tratamiento para la Depresión. En este lugar aprendí qué era lo que tenía que hacer, no necesitaba medicamentos, tampoco internarme, todo era gratuito, solo tenía que poner de mi parte. Hoy soy una persona feliz, realizada, tengo un matrimonio muy feliz, tengo proyectos, empecé a estudiar, tengo fuerzas y alegría”.
 
Participe este viernes a las 12 h en el Templo de la Fe, Av. Corrientes 4070 – Almagro o en la Universal más cercana a usted. Haga clic aquí y vea las direcciones de la iglesia.

Si usted quiere comunicarse con nosotros, puede hacerlo llamando al (011) 5252-4070.

La Iglesia Universal del Reino de Dios aclara que todos los conceptos emitidos en este sitio, como en el periódico y en su programación radial y televisiva, en modo alguno deben ser interpretados en desmedro de la medicina, ni de quienes la practican. NO DEJE DE CONSULTAR A SU MÉDICO.