Psicosis: Un trastorno que lleva a la locura

Psicosis: Un trastorno que lleva a la locura

Por

Cuando una persona sufre psicosis llega a tener falsas creencias acerca de lo que está sucediendo o de quién es. La persona también experimenta desorganización en el pensamiento y el habla, delirios especialmente relacionado con los miedos o sospechas infundadas.

La evaluación y los exámenes psiquiátricos se utilizan para diagnosticar la causa de la psicosis. El tratamiento depende de la causa de la perturbación mental. Con frecuencia, se necesita cuidado hospitalario para garantizar la seguridad de la persona. Los fármacos antipsicóticos reducen las alucinaciones, los delirios y mejoran el pensamiento y el comportamiento.

El pronóstico de una persona depende de la causa de la psicosis. Algunas afecciones crónicas, como la esquizofrenia, pueden necesitar tratamiento de por vida con medicamentos antipsicóticos para controlar los síntomas. Si la afección se deja sin tratamiento, las personas pueden en ocasiones infligirse daño a sí mismas o a los demás.

“Me lastimaba a mí misma porque me sentía cada vez peor”

Nora sufrió desde muy pequeña por diversos trastornos. “Me acuerdo que crujían los pisos, me sentía sola, triste, abandonada, lloraba por todo y no le contaba a nadie lo que me pasaba. A los 12 años intenté cortarme las venas porque pensaba que nadie me quería.

Tuve bulimia, anorexia y ataques de nervios. Me arañaba la cara, me lastimaba porque me sentía cada vez peor. No podía respirar, se me cerraba el pecho, comencé a tener miedo a la oscuridad y una vez intenté suicidarme en las vías del tren. Una noche sentí que una sombra me estaba ahorcando y después desapareció.

Todo me molestaba, peleaba mucho con mi esposo, me la agarraba con mi hijo, lo golpeaba por todo, era algo más fuerte que yo. Empecé a tener insomnio, solo dormía de día, no me quería bañar, no quería limpiar mi casa, no quería comer y me quise matar con pastillas.

Fue ahí que conocí la Universal, le pedí a Dios que me ayudara, que quería una oportunidad. Hoy en día tengo una nueva vida, no veo sombras, ni escucho nada, no tengo miedo, ya no tengo ganas de morir, tengo ganas de vivir, estoy sana y libre de todo, gracias a Dios”.

Martes a las 8, 10, 16 y principalmente a las 20hs en Av. Corrientes 4070 – Almagro o en la Universal más próxima a su casa.

La Iglesia Universal del Reino de Dios aclara que todos los conceptos emitidos en este periódico,como en su programación radial y televisiva, en modo alguno deben ser interpretados en desmedrode la medicina, ni de quienes la practican. NO DEJE DE CONSULTAR A SU MÉDICO.

[related_post themes=”flat”]


Free WordPress Themes, Free Android Games