Primeros auxilios Online

Primeros auxilios Online

Por

¡Buen día!

Mi nombre es David Walan, soy pastor y vengo a contar en este e-mail algo muy bueno que sucedió mientras estaba atendiendo en el Pastor Online.

Admito que cuando comencé a atender en el Pastor Online pensé que no habría mucha gente, pero me engañé, pues pude notar cuán serio es el trabajo y que les lleva la Salvación a muchas personas.

Ya atendí a centenas de personas con todo tipo de problemas, desde miembros a obreros. Atendí a individuos que querían matarse; a madres de hijas que sufrieron abusos; a matrimonios totalmente destruidos y muchos otros casos.

Vi en el sufrimiento del pueblo que esa palabra es verdadera: A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos. Mateo 9:37.

Recientemente, mientras atendía, ingresó una señora llamada Adriana que mandó el siguiente mensaje (todas las palabras son de ella):

“Estoy aquí solo para agradecer por todas las veces que entré al Pastor Online y tuve una atención muy especial. Yo estaba sufriendo con síndrome de pánico y con depresión. Ya no me bañaba más y no salía más de casa, muchas veces ingresé aquí desesperada y el pastor oró conmigo, y poco a poco fui venciendo.

Comencé a participar de las reuniones de viernes, puse en el Altar todos los remedios que el psiquiatra me había pasado y estoy aquí hoy solo para agradecer. Porque sé que es de la voluntad de Dios que yo haga esto. Gracias de corazón, pastor. Que Dios los bendiga a todos ustedes, siempre. ¡Este agradecimiento es para todos los de la familia Universal, que es mi familia! ¡Gracias!

Ustedes no miden esfuerzos para salvar las almas de las garras del diablo, y a eso no lo vemos en ningún lado. Hace días Dios ha tocado en mi corazón para que yo ingrese aquí y haga esto. Sé que ustedes ingresan aquí siempre para oír problemas, como muchas veces yo ingresé, pero hoy vine solamente a agradecer con lágrimas en los ojos, porque Dios realmente es maravilloso.”

Me puse muy feliz con su mensaje, porque vi que nuestro trabajo no es en vano. Muchas almas están siendo ganadas y muchas vidas están siendo transformadas por el Espíritu Santo, a través de nosotros.

Este es nuestro salario. Nuestro real pago es cuando una persona niega su vida incorrecta y acepta a Dios, de hecho y de verdad.

Si usted también necesita ayuda, ingrese ahora a PastorOnline.com, pues siempre habrá un hombre o una mujer de Dios para ayudarle.

Pastor David Walan

Los obispos, pastores y esposas de la Universal que desean atender a los sufridos en el Pastor Online, hagan clic aquí, completen el formulario y entraremos en contacto.