¿Por qué nadie apareció?

¿Por qué nadie apareció?

Por

20160729

¿Cuál es la razón por la cual los que dicen ser de Dios no obtienen Su Presencia, Respuesta, Redención y Libramiento? ¿Usted realmente quiere saber la respuesta? Entonces, lea el siguiente versículo:

“¿Por qué cuando vine, no hallé a nadie, y cuando llamé, nadie respondió?
¿Acaso se ha acortado Mi Mano para no Redimir? ¿No hay en Mí Poder para Librar?” Isaías 50:2

¡Obvio que la Mano de Dios jamás estuvo, está o estará en algún tiempo acortada, tampoco Su Poder disminuido! Pero el problema, como siempre, nunca está en Dios, sino en los que no quieren ir al Lugar marcado por Él para que ocurra este Encuentro.

Como afirma la Palabra de Dios arriba citada, en este Encuentro hay Redención (Liberación), manifestación de Poder (Fuerza), y Libramiento (Salvación). Obra completa: principio, medio y fin.

Pero hay requisitos para que este Encuentro ocurra. El primero es ir al lugar Escogido por Él, Lugar este que es Único aquí en la tierra y en el universo. ¡Este lugar Único se llama Altar-del-Sacrificio! Todos los que dicen creer, o realmente creen, deben ir a ese Lugar y subir al Altar-del-Sacrificio para que Dios pueda, entonces, descender a su encuentro.

El segundo requisito para que usted suba al Altar-del-Sacrificio es que necesita llevar en sus manos la materialización de su Fe-Consciente, que es su Sacrificio-Voluntario. Solamente de esta manera usted aparece ante Dios, y es entonces, sin palabras, pero con actitudes, depositando en el Altar-del-Sacrificio su vida por completo, que Él Se le aparece a usted, a través de Su Respuesta materializada por medio de la Liberación, Poder y Salvación.

Ahora que ya sabe qué hacer, vaya adelante y haga su parte, porque Él está llamándolo y esperándolo en el Altar-del-Sacrificio.

Como bien dijo Dios, no hay razón para que no atendamos Su Invitación. Él jamás decepcionó a nadie y jamás decepcionará.

¿Quién concurrirá?

¡Lo veo en el Templo de Salomón o en las Nubes!

Colaboró: Obispo Júlio Freitas