¿Por qué muchos no reciben al Espíritu Santo?

¿Por qué muchos no reciben al Espíritu Santo?

Por

El obispo Macedo aclara la razón. Entienda

Muchas personas están dentro de la iglesia y se convirtieron, pero aún no recibieron al Espíritu Santo y no entienden el motivo.

¿Qué es la conversión?

Convertirse es abandonar el pecado, los viejos hábitos, y comenzar a vivir de acuerdo a las enseñanzas del Señor Jesús, tener una alianza con Él.

«Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.» 1 Corintios 2:14

El hombre natural es una persona que no se convirtió, es decir, no entiende y no acepta las cosas del Espíritu. Por lo tanto, no puede recibir al Espíritu Santo.

Santificación

Además, es necesario santificarse, es decir, desprenderse de todo lo que le impide agradar a Dios y escuchar Su voz, así como sucede durante el Ayuno de Daniel. En otras palabras, menos diversión, más comunión con Dios y más oración. De esta manera, por medio de una santificación completa, la vieja naturaleza pecaminosa es crucificada y la personas están apta para recibir al Espíritu Santo.

Sepultando la vieja criatura

No obstante, muchas personas que están dentro de la iglesia, que son miembros fieles e incluso diezmistas, no viven en pecado y son bautizadas en las aguas, pero no reciben al Espíritu Santo porque no sepultaron la vieja criatura.

· El bautismo en las aguas es tan importante como el bautismo con el Espíritu Santo, porque representa el sepultamiento de la persona.

· Muchos no recibieron al Espíritu Santo porque no fueron sepultados con el Señor Jesús, están vivos y no quieren hacer morir su vieja naturaleza, no quieren sepultar sus voluntades, caprichos, vanidades, deseos y codicias, no quieren abandonar sus proyectos personales. ¿Cómo una persona podrá ser bautizadas con el Espíritu Santo si sigue viviendo en la carne? No hay forma de que eso suceda.

· No sirve hacer el Ayuno de Daniel, sacrificar y poner todo lo que se tiene en el Altar si no pone su corazón en el Altar, que es lo que Dios quiere.

· Cuando la persona desea sinceramente morir para este mundo y bautizarse en las aguas, su corazón queda sepultado con Su Señor por medio de la fe.

· Mientras siga siendo alma viviente, no recibirá al Espíritu Santo. Para ser espíritu vivificante, la carne debe morir, y esto solo sucede a través del bautismo en las aguas. Si su bautismo no es válido, usted no recibirá al Espíritu Santo. Por otro lado, una vez que ponga todo su ser en el Altar del Altísimo, el Espíritu de Dios descenderá sobre su vida.

Ayuno de Daniel

Participe del Ayuno de Daniel, un propósito de fe de 21 días, que comenzó el 19 de noviembre y terminará el 10 de diciembre, a fin de desintoxicarse de las informaciones inútiles y conectarse más con Dios para escuchar Su voz y recibir al Espíritu Santo.