Perros hiperactivos, causas y soluciones

Perros hiperactivos, causas y soluciones

Por

Para diagnosticar a un perro hiperactivo, siempre lo debe hacer un veterinario

La hiperactividad puede ser debido a factores genéticos aunque también influye el factor educativo y ambiental de crecimiento del perro.

La hiperactividad es entendida popularmente como un nivel muy elevado de actividad, pero para hablar de hiperactividad en perros debemos hablar de hiperquinesis, una enfermedad que la provoca, de otra forma, deberíamos hablar de sobreactividad.

La sobreactividad es provocada por:

– Estrés

– Problemas de causa orgánica, por ejemplo, las alergias

– Problemas de excesivas proteínas en la alimentación

– Separación del cachorro de su madre antes de las 10 semanas

– Falta de estimulación física y mental

– Problemas de aprendizaje

Los cachorros necesitan jugar, es su forma de aprender los comportamientos que les servirán para sobrevivir cuando sean adultos. Con el juego, aprenden a relacionarse y comunicarse con sus congéneres y familia humana. No obstante, cuando el cachorro crece, lo normal es que la impulsividad disminuya y el perro aprenda a estar más tranquilo.

Pero desde que el cachorro entra en tu casa por primera vez debes evitar reforzar conductas que le hagan a la larga ser un perro sobreactivo: saltar sobre las visitas, subirse a las cama o sofás, ladrar cuando suena el timbre, etc. Todas estas conductas pueden parecer graciosas, pero a larga no te van a hacer tanta gracia.

Para diagnosticar a un perro hiperactivo, siempre lo debe hacer un veterinario, quien le tratará con medicamentos farmacológicos. Si hablamos de sobreactividad, el tratamiento es una reeducación del perro, que consistiría en:

– Comenzar con la educación del cachorro desde el primer día.

– No tolerar ciertas pautas de comportamiento, como mordisqueo de manos o la desobediencia.

– Aprovechar los ratos de juego con el cachorro para inculcarle normas básicas de obediencia como: “siéntate”, “quieto” o “ven”.

– Evitar los juegos bruscos que promuevan el descontrol y nerviosismo del cachorro.

– Las normas que se pretenden inculcar al perro tienen que ser claras y coherentes.

– Ejercicio físico: muy importante, la sobreactividad que tenga en casa es por falta de ejercicio. Alterna juegos con paseos relajados

– Intenta reducir sus niveles de estrés porque no solo lleva a la sobreactividad, sino también a que orine más a menudo en casa, que se coma las cacas, conductas estereotipadas como lamerse continuamente e incluso desarrollar conductas agresivas.

– Evita el exceso de proteínas en su alimentación: una alimentación equilibrada es fundamental para su desarrollo mental y físico