Perdí mi familia y cuatro comercios a causa de los vicios

Perdí mi familia y cuatro comercios a causa de los vicios

Por

Sebastián: «Yo consumía cocaína, marihuana, cigarrillo, alcohol y pastillas. A raíz de eso, perdí mi familia y cuatro comercios. Quedé en la calle. Perdí hasta las ganas de vivir. Lo que ganaba en la empresa, lo gastaba en los vicios. Solo pensaba en las drogas. Estuve en los vicios por más de quince años, de los cuales tres estuve en situación de calle. También tenía problemas espirituales; no podía dormir, tenía insomnio, pesadillas y escuchaba voces. Como no podía dormir, empecé a consumir todos los días. Llegué a pesar veinte kilos, porque no comía.

 

Hay dos situaciones que hacen que las personas se sumerjan en los vicios: porque tienen problemas o porque les gusta. A mí me gustaba, por eso, no veía la droga como un problema. Cuando me di cuenta de que no iba a poder salir de allí, tuve el primero de cuatro intentos de suicidio. Después, empecé a salir de noche. También robaba para pagar los vicios, porque mis empresas ya no tenían dinero. Cuando llegué por primera vez al Tratamiento para la Cura de los Vicios, estaba sin zapatillas, sucio y con hambre.

 

Escuché lo que decían y entendí que mi problema era espiritual, y que debía luchar con las armas espirituales. Tomé en cuenta cada palabra, empecé a ponerlas en práctica y a usar la fe. Hoy estoy libre de los vicios y soy feliz. Tengo una empresa de restauración de aires acondicionados y trabajo en un proyecto para construir doce departamentos. Tomé la decisión de vencer y, gracias a Dios, todo lo que antes no me salía, hoy prospera. Tengo una nueva vida, porque los vicios tienen cura».

 

 

Si usted o un familiar sufre a causa de los vicios, reciba el tratamiento en av. Corrientes 4070, Almagro, a las 15 h.