Pensamientos de Fe 4

Pensamientos de Fe 4

Por

1 – Cuando usted le de algo a alguien, no lo haga con la intención de que todos lo vean, porque eso hacen las personas hipócritas. Al hacer un bien, que sea secretamente y Dios lo recompensará (Mateo 6:1-4);

2 – Al orar, hágalo discretamente, sin llamar la atención de nadie. No haga lo que hacen los hipócritas que hacen todo para ser observados. Cuando usted fuera a orar, no se preocupe por repetir lo mismo varias veces, porque Dios sabe lo que usted necesita antes de que se lo pida (Mateo 6:5-8);

3 – Y cuando esté ayunando, sea discreto. No hay necesidad de demostrar que está ayunando. Los hipócritas son los que hacen eso (Mateo 6:16);

4 – Quite de su corazón las riquezas, no se deje dominar por éstas, junte su tesoro en el cielo. No se olvide de que su corazón estará en lo que usted considere más precioso (Mateo 6:19-21);

5 – Sus ojos son la lámpara del cuerpo. Si  fueran buenos y vieran las cosas buenas de la vida y de las personas, todo su cuerpo será iluminado. Pero si solo vieran la negatividad, todo su cuerpo estará en oscuridad (Mateo 6:22-23);

6 – No sea tibio en relación a nada. O está del lado de una cosa o del lado de otra (Mateo 6:24);

7 – No esté ansioso en cuanto a sus necesidades. Cuide su vida, vale más que cualquier cosa que necesite. Si Dios alimenta a las aves, que no siembran ni cosechan, imagínese a usted, que tiene mucho más valor que ellas. Además, ¿su ansiedad podrá ayudar en algo? (Mateo 6:25-27);

8 – Ejercite su fe. Si Dios viste a los lirios del campo con una belleza sin igual, los que, más tarde, son quemados, ¿no le vestirá mucho mejor? (Mateo 6:28-30);

9 – No esté ansioso por absolutamente nada, porque Dios ya sabe todo lo que usted necesita (Mateo 6:31-32);

10 –Sobre cualquier cosa, busque en primer lugar a Dios y Su justicia, entonces, todo lo que usted necesite en su vida, será añadido (Mateo 6:33);

11 – No sea incrédulo ni se acobarde antes de tiempo, deje que llegue el día de mañana para preocuparse. Cada día hay un inconveniente que resolver (Mateo 6:34).

Basado en el capítulo 6 del evangelio de Mateo

 

[fotos foto=”Thinkstock”]