Peleas constantes

Peleas constantes

Por

“Tengo mucha rabia de mí porque mi madre era esclava de mi padre. Estoy hastiada de eso y, peor, eso está estorbando mi matrimonio, porque mi indignación siempre es el último tema del día. Llego a enfermarme de tanta rabia y termino faltándole el respeto a mi marido solo por el miedo de que él haga conmigo lo que mi padre hacía con mi madre. Sé que es una exageración de mi parte y que soy igual que mi padre – grosera y estúpida, no soy paciente con mi marido y solo veo sus defectos. Quiero cambiar, pues odio mi manera de ser, he hecho lo que más abomino en mi padre – maltratar a mi marido. No sé cómo cambiar, voy a la iglesia, pero aún estoy en esa lucha. ¡Ayúdeme! – Amiga.

Respuesta:

Amiga, usted necesita perdonar a sus padres y enfocarse en usted, pues no sirve estar sintiendo el dolor que su madre siente, ni estar quejándose de la manera en que ellos viven. Usted no podrá cambiar su manera de ser mientras esté enfocada en la forma de ser de los otros.

(*) Respuesta retirada de la página de Facebook de Cristiane Cardoso