¿Para qué sirve otro idioma?

¿Para qué sirve otro idioma?

Por

1M3O5022invertida.690x460

Los estudios afirman que aprender una segunda lengua puede tener un efecto positivo en el cerebro y amenizar su envejecimiento. Es lo que señala un estudio realizado por la Universidad de Edimburgo, en Escocia. Los investigadores concluyeron que hablar otros idiomas aumenta la inteligencia y la fluidez verbal y de lectura, incluso cuando el idioma se aprende en la edad adulta.

Más allá de retardar el envejecimiento, estudiar un idioma diferente de la lengua materna siempre es visto por muchos como una herramienta que puede añadir valor a la cultura general y también ser una palanca para el crecimiento profesional.

Para el profesor Leonardo Echeverria, de 39 años, de San Pablo, que enseña inglés, español y portugués hace 22 años, la búsqueda de otro idioma puede suceder por varias razones, como por ejemplo viajes y estudio. “Tengo alumnos desde 8, 9 y 10 años hasta adultos de 20, 30 y 40, y personas de la tercera edad. Son señores de 60 a 70 años en adelante, que buscan aprender tanto para ejercitar la mente como para viajar. La gran mayoría quiere aprender por el trabajo. Creo que el idioma más buscado fue y siempre será el inglés, porque, en el mundo de los negocios es, sin duda, el más utilizado”, dice.

Echeverria cuenta que muchos de sus alumnos que están llegando a los 40 años o los que superaron esa edad tenían recelo de aprender un idioma extranjero, pero ese miedo no se justifica. “En los días de hoy es más fácil aprender, porque la tecnología sirve de aliada para el aprendizaje, como las aplicaciones, los juegos y las páginas de videos. El inglés, por ejemplo, es un idioma que no tiene tantas inflexiones verbales y la persona que comienza a estudiar español nunca comienza de cero, porque muchas palabras son muy parecidas o iguales al portugués”, explica. Incluso con tantas facilidades, es importante buscar el asesoramiento de un profesor, que podrá dirigir el aprendizaje y la enseñanza adecuada.

Nunca es tarde

1M3O5094.690x460La enfermera Elaine Cristina Giudice, de 38 años, (foto al lado) tenía miedo de aprender un nuevo idioma. Hace tres meses, decidió estudiar español e inglés, ya que notó que el mercado de trabajo está más exigente en cuanto a eso. “El mayor miedo era por mi edad. Creía que ya había pasado el momento de aprender. Como en cualquier otro curso, se necesita dedicación”, reflexiona.

Echeverria resalta la importancia de la dedicación de los alumnos. “El profesor es solamente un mediador entre el alumno y el idioma. Si usted no intenta, nunca sabrá si es capaz de aprender. Y, si la persona ya intentó en otras oportunidades y no tuvo éxito, mi consejo es que continúe intentando. Hay un dicho en ingles que dice: “no pain, no gain”, que significa “sin esfuerzo, no hay recompensa”. Entonces hay que intentar”, aconseja.

Usted ya pudo ver que si quiere comenzar a aprender otro idioma no sirve poner excusas como la edad o a la falta de tiempo o condiciones financieras. Hoy en día, con internet y las herramientas a disposición de los alumnos, las oportunidades de éxito en el aprendizaje son mucho mayores. ¿Quiere dar el primer paso y comenzar a estudiar? Usted tiene mucho por ganar.