¿Para expulsar un demonio hay que ser exorcista?

¿Para expulsar un demonio hay que ser exorcista?

Por

Era un día más para algunos policías. Cuando salieron de la casa quizás pensaron que podrían arrestar a alguien, ayudar, o hasta enfrentarse con delincuentes , menos lo que sucedió.

Observe en el video lo que presenciaron los policías después de arrestar y poner en el vehículo policial a un muchacho acusado de tráfico de drogas:

El acusado estaba poseído por espíritus malignos. Pero ¿por qué los policías no pudieron expulsarlos de la vida de aquel muchacho? ¿ Es necesario ser exorcista para eso?

El obispo Macedo explica que el hombre fue creado por Dios con autoridad y dominio sobre todas las cosas. Pero esa autoridad pasó al diablo cuando el hombre cayó en tentación. Entonces el diablo comenzó a dominar el mundo. Pero, todo cambió cuando el Señor Jesús vino a este mundo:

«Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad Me es dada en el cielo y en la tierra.» Mateo 28:18

Él rescató esa autoridad para aquellos que en Él creen y que son hijos verdaderamente de Dios, lavados en Su Sangre y que permanecen fieles al Señor. Y esa autoridad es más fuerte no solo cuando se cree en Jesús, sino cuando se vive una vida de hijo de Dios.

«Si la persona cree en Jesús, lee la Biblia, conoce la Palabra de Dios muy bien, pero vive en el pecado, en la mentira, entonces ella no tiene nada que ver con el Reino de Dios, no tiene ninguna filiación con el Padre, porque quien es hijo o hija de Dios vive de acuerdo, en comunión, obediencia, respeto y adoración permanente al Padre. Esas cosas son fundamentales para que nosotros, los hijos de Dios, asumamos nuestra autoridad en este mundo», explica el obispo.

Es más fácil entender cuando recordamos el versículo de Hechos que relata lo que sucedió mientras que el apóstol Pablo estaba en Éfeso. En el nombre de Jesús, Pablo operaba grandes milagros, al punto de que el número de personas enfermas que lo buscaban era tan grande que él distribuía pedazos de sus vestiduras, y no solo las enfermedades desaparecían sino también los espíritus malignos se retiraban de sus víctimas. Viendo eso, algunos judíos, exorcistas ambulantes, intentaron invocar el nombre del Señor Jesús sobre las personas poseídas con espíritus malignos diciendo: «Os conjuro por Jesús, el que predica Pablo.» Ellos pensaban que expulsar demonios era algún tipo de ritual mágico, pero el propio diablo les respondió que conocía a Jesús y sabia quien era Pablo, pero ¿quién eran ellos para intentar expulsarlo? Y los agredió de tal forma que los dejó desnudos y heridos (Hechos 19:13-20)

El diablo no se somete a aquellos que hacen su voluntad, porque, como el propio Jesús explicó, «Y si Satanás echa fuera a Satanás, contra sí mismo está dividido; ¿cómo, pues, permanecerá su reino?» (Mateo 12:24-29)

El propio Jesús, siendo hijo de Dios, dejó el ejemplo de cómo tener la autoridad:

«…se humilló a Sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte…»

Y el resultado de esa obediencia incondicional al Padre Celestial fue:

«Por lo cual Dios también Le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.» (Lea el texto bíblico completo en Filipenses 2:5-11)

El diablo reconoce la autoridad del hijo de Dios. Hijo es quien hace la voluntad del Padre.

Responda la encuesta abajo: