Padres torturan y matan a su hijo exigiendo confesión de pecados

Padres torturan y matan a su hijo exigiendo confesión de pecados

Por

bruce-deborah-leonard-church-murder.690x460Bruce Leonard y Deborah, de 65 y 59 años de edad, respectivamente, fueron detenidos en Chadwicks, en la ciudad de New Hartford, estado de Nueva York (Estados Unidos), acusados de torturar a los propios hijos, de 19 y 17 años, y matar al mayor.

La pareja frecuenta la comunidad cristiana Palabra de Vida, y de acuerdo con la policía del lugar, en sociedad con la hija mayor y otros miembros de la iglesia, golpeó a los jóvenes para que ellos confesaren sus pecados, reconciliándose con Dios. El mayor no resistió a la golpiza y murió.

El jefe de la policía que investiga el caso, Michael Inserra, afirmó: «Ambos hermanos fueron continuamente sujetos a castigos físicos durante varias horas, con el objetivo de que confesaran sus pecados y pidieran perdón.»

La visión bíblica

La carta de Pablo a los romanos trae el siguiente mensaje: «¿Y piensas esto, oh hombre, tú que juzgas a los que tal hacen, y haces lo mismo, que tú escaparás del juicio de Dios? ¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento?» Romanos 2:3,4

Bruce y Deborah, como los otros miembros de aquella iglesia, creían que ellos eran capaces de forzar a los muchachos al arrepentimiento, olvidándose de que, al actuar de esta manera, estaban tan equivocados como el comportamiento de los hijos.

Y aunque los hijos hubieran revelado sus errores, no sería un pedido sincero por parte de ellos, sino bajo amenaza y tortura. Como está escrito, es la bondad de Dios que conduce al arrepentimiento y, consecuentemente, el perdón Divino.

En su blog, el obispo Edir Macedo explica: «El arrepentimiento es necesario para la remisión de pecados (Lucas 24:47). Pero no hay arrepentimiento sin el sacrificio del abandono al pecado.»

O sea, aunque los jóvenes hubiesen dicho que estaban arrepentidos, estarían buscando tan solo el fin de la violencia contra ellos, no la remisión de sus errores.

¿Quiere conocer más sobre lo que dice la Biblia y practicar las enseñanzas de Dios de forma correcta? Participe de una reunión en la Universal. Encuentre la dirección más cercana a su casa ingresando aquí.