Nuestra lucha es espiritual

Nuestra lucha es espiritual

Por

Dios no se manifiesta en la vida de todas las personas; Él solo se manifiesta en la vida de aquellos que Lo buscan usando la fe.

Dios solo actúa en la vida de una persona cuando ella permite y desea genuinamente ser guiada por Él. Esa es Su voluntad. Como el Señor dice en Su Palabra:

“Clama a Mí, y Yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.” (Jeremías 33:3)

Lamentablemente, en los días actuales, las personas se están distanciando cada vez más de las enseñanzas de Dios. Y, debido a eso, la humanidad vive tiempos de miseria, enfermedades y guerras. Están, incluso, los que cuestionan la existencia del Altísimo. Pero, como el Señor Jesús observó: “bienaventurados los que no vieron, y creyeron.” (Juan 20:29)

Los ojos de la fe

Así, solo cree aquel que usa los “ojos de la fe”. Aquel que comprende la esencia de Dios y confía en Él.

Quien tiene el Espíritu Santo dentro de sí, tiene una visión espiritual sobre la vida. Esa persona no aborda las situaciones del día a día con la misma óptica de los ojos físicos. Ella sabe identificar los ataques del mal contra su vida y, por eso se mantiene alerta espiritualmente. Sus pensamientos están conectados con el Señor Jesús, manteniendo su mente distante del pecado y de los deseos del mal.

Tal vez usted ha enfrentado muchos problemas usando la fuerza de su brazo, sin confiar en Dios. Sin embargo, es necesario comprender que hay desafíos que solo vencemos con los ojos espirituales.

Como el apóstol Pablo escribió: ” Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.”  (Efesios 6:12)

Tal vez usted esté enfrentando problemas que aparentemente no tiene solución. Entonces, busque la respuesta en Dios. Participe de un encuentro aún hoy en una Universal más cercana a su casa (Vea la dirección aquí).