No le dé crédito a la duda

No le dé crédito a la duda

Por

El obispo Macedo explica que la fe no funciona cuando hay sentimiento

¿Por qué? ¿Dónde? ¿Cuándo? ¿Será? Dudas y más dudas hierven en la mente de todo ser humano. Por ese motivo, durante la reunión realizada el pasado domingo 8 en San Pablo, en el Cenáculo del Espíritu Santo de Santo Amaro, el obispo Edir Macedo enseñó a los participantes que allí estuvieron y a los millones que acompañaron la transmisión en simultáneo a través de la IURD TV y por Red Aleluya (Brasil), de qué forma pueden desprenderse de los sentimientos de duda haciendo uso de la fe. Lea algunos pasajes de la reunión:

Fracaso
“La duda genera ansiedad, enfermedades, miedo; ella es la causa de todos los males que están dentro de las personas. Ella provoca sufrimiento, muerte y todo lo que no sirve para nada. Pues, cuando una persona tiene dudas, puede tener dinero, sabiduría, diplomas, ser una persona rica, pero siempre será una fracasada. Ahí está el motivo por el cual muchas personas se matan: el mal usa esa artimaña para llevar a las personas a sentirse inferiores.”

El más fuerte vencerá
“Su vida depende de su fe y, para que ésta se manifieste es necesario que usted la estimule, la desarrolle, pues sólo así vencerá. Cierta vez le preguntaron a un sabio: ‘Tengo dos perros, uno bueno y uno malo. Si pelean, ¿cuál vencerá?’ Y el sabio respondió: ‘aquel al que alimentes más’.
Si su corazón es malo, él será el perro perverso, que le hace sentir rabia, odio. Pero si su corazón es bueno, no tendrá dificultades para vencer, basta apenas con alimentarlo.”

Emoción y razón
“Dios permite que los problemas vengan para que podamos defendernos y aprender a luchar, porque cuando usted depende de su fe, pasará a mirar hacia delante, dejando de estar perdido o lamentándose. La fe es bruta como un brillante. Es la energía del Todopoderoso en nosotros. Cuando andamos con ella, nada ni nadie podrá quitarnos la certeza de la victoria.
No camine por el sentimiento. Quien piensa, sacrifica. Quien siente, se deja llevar. ¿Quién es el señor de su vida? ¿Su corazón o su pensamiento?

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games