No apruebo las amistades de mi esposa

No apruebo las amistades de mi esposa

Por

178279797
Los profesores Renato y Cristiane Cardoso orientan al alumno Rafael. Él no aprueba las amistades de la esposa, pues cree que son una mala influencia para ella. ¿Él debe pedirle que corte esas amistades?

Por otro lado Aline no está de acuerdo con que el marido trabaje en un club nocturno y use drogas, ya intentó hacerlo cambiar de idea, pero él no quiere. ¿Ella puede revertir esta situación? Las respuestas usted las verá en esta edición de la Escuela del Amor Responde.

Aline – Estoy casada hace tres años y tengo una hija. Mi compañero es un muy buen marido y padre, pero es adicto a la marihuana y trabaja en un club nocturno. Yo y mis padres no estamos de acuerdo con ese empleo, pero si le digo que busque otro, él dice que todas mis cuentas están pagas. A veces me pongo nerviosa, incluso término diciendo muchas tonterías, pero no sirve, él no cambia. ¿Qué debo hacer? ¿Debo colocarlo contra la pared?

Renato – La gran pregunta, Aline, es si usted ya sabía sobre eso cuando se casó. Yo creo que él, probablemente, ya era adicto y trabajaba en este club nocturno hace tres años, cuando lo conoció. Ahora claro, usted quiere una vida estable, pero ese medio y el vicio en el que él está no generan la confianza y la estabilidad que usted espera. Yo la entiendo, sin embargo usted también tiene que entender que entró en ese barco sabiendo lo que estaba en él y ahora es difícil cambiar. Es eso lo que las personas, especialmente las mujeres, tienen que entender cuando comienzan una relación. Ellas ven ciertos comportamientos en la vida del compañero y piensan “a mí no me gusta esta parte de la vida de él, pero después que nos casamos yo voy a cambiarlo” (risas).

Cristiane – Usted nos pregunta si debe colocarlo contra la pared, pero ¿estará dispuesta a eso? Usted tiene que estar, porque probablemente no es más la misma Aline de cuando lo conoció, quiere otra vida y una familia estable. Él puede no hacer nada malo, pero el ambiente en el que trabaja no le da seguridad a usted. Puede colocarlo contra la pared, pero tiene que estar lista, porque es probable que él no quiera hacer su voluntad.

Renato – Usted dice que él es un buen marido y buen padre. En la duda sobre lo que debe hacer, si entro en esto sabiendo todo, tolere. Usted ya dejó registrado el pedido de que él no mantenga ese empleo y deje de usar marihuana, entonces no insista en lo mismo. La única vez que usted puede hablar sobre eso es cuando suceda algo que traiga el tema nuevamente. Ejemplo, supongamos que en el club sucedió un tiroteo, murió alguien y él le cuenta eso. Usted aprovecha y le dice que es por eso que no quiere que él trabaje allí. Usted sabe que de esta forma que él gana dinero, pero que él tiene que entender su lado. Con respecto al vicio es lo mismo. La elección es de él, si usted cree que eso es tolerable, espere. Si no lo fuere, usted tendrá que partir a un ultimátum.

Rafael – Mi esposa tiene algunas amigas que, aún siendo de la familia, yo no apruebo. Sé que toda mujer tiene amigas, el problema es que esas a veces humillan a los maridos, les gritan y pelean en frente de todo el mundo y cuando tenemos una discusión ella quiere gritarme como hacen ellas. Me siento humillado porque ella habla fuerte sobre cosas personales, sin importarle los vecinos. Ahora las amigas de ellas viven hablando sobre la traición, una incluso incentivó a la otra a traicionar al marido. Mi esposa dice que ellas son de la familia y que no hay problema con eso. Yo confío en ella, pero no sé cómo lidiar con esa situación. No puedo dejar de mencionar que ya la traicioné hace cuatro años y en ese momento ella descubrió todo. Sé que lo que plante voy a cosechar, actué muy mal, no tuve carácter y a veces ella me lo echa en cara. Quiero tener un matrimonio saludable, ya leí el libro Matrimonio Blindado, pero no se qué hacer.

Cristiane – Lo que usted puede hacer es ser amigo de su esposa. Muchas veces ellas no tienen en el marido un amigo, una persona que escuche lo que ella tiene para decir, el desahogo que ella hace al final del día y que tolere las veces que ella quiera reclamar de la vida. No todas son así, pero muchas mujeres tienen aquellos días del mes en que son más susceptibles, quejosas y necesitan alguien que las escuche. Y, cuando el marido no tiene paciencia, ella busca a otra mujer para que pueda ser oída. No es que sea malo tener amistades, Renato y yo tenemos amistades, pero ellas no están por arriba de nuestra relación.

Renato – Tuve que desarrollar esa habilidad. En el inicio del matrimonio, yo no veía la razón para contar detalles innecesarios del día, que era lo que escuchaba en las conversaciones. Pero hoy entiendo que no son detalles innecesarios: Para ella no lo son, entonces no deben serlo para mí.

Cristiane – La mujer es diferente del hombre.
Ella no tiene una cajita para cada cosa, ella piensa en todo a la vez y llega un momento que todo eso queda enredado dentro de ella y no sabe cómo solucionarlo (risas).

Renato – Un punto a considerar, Rafael, es si su esposa está intentando llenar el vacío con amigas por causa de un vacío en el matrimonio. Usted tiene que ser más amigo de ella, eso puede minimizar el problema, pero también le tomará tiempo y usted probablemente necesita algo más inmediato. Usted mencionó el hecho de haberla traicionado hace cuatro años y que ella le echa en cara eso hasta hoy. Tal vez en la cabeza de ella usted no tiene moral para hablar, para ser un ejemplo, sin embargo, usted no puede ser rehén de ese pasado. Si usted cambió no hay más razón para que ella desconfíe de usted, todas las veces que ella intente traer el pasado hágale recordar que usted no es más aquella persona y que espera que ella aprenda a mirar hacia adelante, como usted ha hecho. Usted va a tener que repetir eso siempre, tener paciencia y no pelear. Y en relación con las amigas, yo soy un poco radical. Primeramente, mírese usted: ¿Que dice su comportamiento? ¿No será que ella tiene esas amistades como un refugio de un matrimonio desagradable y usted también contribuye a que sea así? Cambie su parte y, una vez que tenga moral, no dando ninguna razón para que ella lo acuse, usted llegará al punto de exigir que ella corte esas amistades.

Cristiane – Las amigas influencian mucho y la persona termina siendo igual a ellas. Eso es algo que usted tiene que hablar en serio con ella.

Renato – Cabe también un paréntesis aquí para las esposas y maridos que colocan amistades en frente del cónyuge: cuando usted se casó, colocó a su compañero como la persona más importante en su vida. Muchas cosas pueden haber sucedido para terminar en eso, pero si usted no quiere más a esa persona, tenga la decencia de decirle que terminó, en vez de estar tolerando un matrimonio, sufriendo y haciendo sufrir.