Muchos destrabaron sus vidas por la fe

Muchos destrabaron sus vidas por la fe

Por

Por medio de una oración, pidiéndole a Dios el destrabe de las vidas de todos los presentes, el obispo Edir Macedo comenzó la reunión llevada a cabo en el templo de la  Universal de San Pablo, Brasil. El Día T, en contra de las vidas trabadas, tuvo lugar el pasado domingo 27 de octubre en varios países, con el objetivo de librar a las personas de todo el mal que las mantenía prisioneras y trababa el crecimiento físico, profesional, económico, espiritual o sentimental.

“Usted tiene fe, y esa fe es el poder de Dios dentro suyo, para luchar contra el mal que viene en contra de su vida. Quien lo trajo aquí fue el Espíritu de Dios para destrabar su vida, para cambiar su vida”, afirmó el obispo Macedo.

Fe en alta

El obispo explicó que cuando la fe está en alta, los miedos, las inseguridades, fragilidades y debilidades quedan en baja. “El problema es que usted no carga la batería de la fe – no dije religión, que no ayuda en nada, lo que ayuda es la enseñanza de la fe – es decir, al no alimentar la fe aprendiendo la Palabra de Dios, meditando en ella y fortaleciéndose, sus dudas crecen.”

Según el obispo, todas las personas necesitan fe, y citó el ejemplo de la relación del médico con el paciente. “¿Cómo podrá el médico tratar a un paciente si el médico no está  seguro, convencido de que puede ayudar a esa persona? Pasa lo mismo con el paciente, que tiene que confiar en el médico que lo está tratando.”

El obispo explicó, además, que la fe es algo natural que usamos todos los días y a todo momento, independientemente del credo religioso. Sin embargo, lo más importante es la fe sobrenatural que debemos tener en Dios. “Si usted tiene la seguridad de que Dios existe, el Espíritu Santo es quien da esa certeza, porque no tenemos cómo probar Su existencia. Es una seguridad, una convicción.”

Pensamientos buenos y malos

Una de las cosas que alimentan la fe de una persona son los pensamientos. Existen los pensamientos negativos y los positivos, y ella va a elegir a quién va a escuchar. Dependiendo de a quién oirá y a quién obedecerá, tomará actitudes que pueden hacer que su vida crezca o se estanque. “Cuando usted va a una entrevista de trabajo, en el camino le viene un pensamiento: ‘¿Y si me dicen que hay personas mejores que yo, que ya se presentaron muchos?’ Deja de caminar y da la vuelta para regresar a su casa. Pero en el momento que usted da la vuelta, viene otro pensamiento: ‘¡No!, ve, ¿en qué estás pensando?…’ Es decir, vienen pensamientos negativos y positivos, ¿y quién va a vencer? El más fuerte. O las dudas o la fe. A quien más alimente, ese es el que vencerá.

Cuando usted alimenta la duda, la fe baja. Pero cuando usted es alimentado con palabras de fe, de certeza, su duda queda debajo de sus pies. Y la fe es estimulada, cargada, cuando usted viene a la iglesia y recibe espíritu, fe.”

Fe en Dios y en usted

El obispo destacó también que todas las personas tienen problemas, inclusive él y sus colegas de trabajo y de ministerio; sin embargo, explicó la diferencia que existe entre ellos y muchos que no logran superar esas barreras.

“Nosotros no nos sujetamos a los problemas, porque creemos que el Dios de Abraham, Isaac e Israel es Mayor que todos los problemas que pasamos, y estamos con Él, por eso vencemos. Usted puede estar en medio del desierto, pero debe creer realmente. No basta que usted solamente crea en Dios, tiene que creer en Él y también en usted mismo, de lo contrario, ¿cómo va aponer su fe en acción, cómo tomará actitudes de fe?”

Según el obispo, muchos dejan de confiar en sí mismos debido a un complejo de inferioridad, un pensamiento diabólico que corroe el interior de las personas y no las deja ir hacia ningún lugar, trabando sus vidas.

“Si usted tiene complejos, vea lo que la Biblia revela en 1 Corintios 1.27-28:

‘lo necio del mundo escogió Dios para avergonzar a los sabios…’ Nosotros somos los locos, los acomplejados, los sin cultura, pero Dios nos escogió. ‘…y lo débil del mundo escogió Dios…’, es lo que usted ha sido ‘…para avergonzar a lo fuerte; y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es…’

Agua Viva

Luego, las personas bebieron el agua consagrada a Dios, que simboliza el Espíritu Santo.

“Si alguien tiene sed, venga a Mí y beba. El que cree en Mí, como dice la Escritura, de su interior brotarán ríos de agua viva.” Juan 7:37-38

Usted aun puede destrabar su vida participando de una de las reuniones de la Universal más cercana a su domicilio. Acceda desde aquí, a las direcciones de la Universal, en todo el país y el mundo.

 

[fotos foto=”Cedida”]